SITIO OFICIAL

Se aprobó la ley de Marina Mercante e Industria Naval

Después de una larga batalla, el Senado convirtió en ley esta norma cuyo autor es el Senador Fernando Pino Solanas.

El Senado sancionó, sin debate, las leyes para fomentar la Marina Mercante y la Industria Naval. Ayer a la noche, finalmente, se aprobaron en sesión de la Cámara de Diputados las leyes de Marina Mercante e Industria Naval las cuales habían sido aprobadas por unanimidad en el Senado en noviembre de 2016 impulsadas por el senador nacional Fernando Pino Solanas. Fue largo y accidentado el camino que recorrieron ambos proyectos de ley que buscan reactivar un sector que hace décadas es postergado.

Tras idas y vueltas, la semana pasada la Cámara baja aprobó las iniciativas de los senadores Alfredo Luenzo (Chubut Somos Todos) y Fernando “Pino” Solanas. Los textos fueron devueltos con modificaciones y, finalmente, este miércoles a la medianoche fueron sancionados.

La demora en el trámite de estas leyes en Diputados, claves para la logística y el comercio exterior argentino, fue principalmente responsabilidad del Poder Ejecutivo. Desde una visión fiscalista neo-liberal consideraban que ciertas exenciones fiscales en el impuesto a las ganancias contempladas en los proyectos votados en el Senado eran inviables a pesar de que las mismas fuesen solo temporales. Esta concepción económica ortodoxa no contemplaba el hecho de que la actividad tanto de la Marina Mercante como de la Industria Naval habían sido reducida a su mínima expresión a partir de la década del 90 como resultado de la desregulación implementada por el menemismo y que, por lo tanto, poco aportaban a las arcas fiscales en su actual situación.

Sin embargo, sorteando maniobras y chicanas que buscaban impedir el tratamiento de estas leyes o, peor aún, la sanción de un decreto por parte del gobierno se pudo llegar, con apoyo gremial y empresario, a un consenso expresado en los dictámenes votados el día martes en la Cámara de Diputados en los cuales se preservó el espíritu de ambas leyes impulsadas por el senador Solanas.

Se logró mantener en el cuerpo de la ley puntos fundamentales como los beneficios al combustible para los buques de la Marina Mercante, facilidades para la incorporación de buques con bandera argentina en lugar de bandera de conveniencia, la implementación de la hipoteca naval como instrumento crediticio para la adquisición de buques construidos en astilleros nacionales así como la creación del Fondo para el Desarrollo de la Industria Naval Nacional (FODINN).

Al respecto, el senador Solanas se mostró complacido con la aprobación y dijo: “Para mí es un día de fiesta, porque hace décadas que yo soñé con algo semejante. La industria de la construcción naval, es industria de industrias: genera fábricas y puestos de trabajo y múltiples empresas subsidiarias. Esta ley contempla importantes beneficios impositivos para los armadores, tiende al desarrollo nacional de la industria náutica.”

La aprobación de estas leyes permitirá que la Argentina vaya recuperando, paulatinamente, los US$5 mil millones que todos los años se pagan al exterior en concepto de fletes marítimos y fluviales, mientras que la misma demanda generada por la Marina Mercante argentina reactivará a la Industria Naval nacional, industria madre del desarrollo que a su vez generará una vasta cadena de valor.

POR Prensa


Disponible en librerías

Afiliate

PROYECTO SUR EN TWITTER

PROYECTO SUR EN FACEBOOK

SUSCRIBITE A NUESTRO BOLETÍN

CANAL DE VIDEOS