Actualidad

“No es momento de reivindicaciones rupturistas”

26/06/2012

El diputado Nacional de Proyecto Sur analiza el paro y movilización anunciado para este mièrcoles.
Escribe: Jorge Cardeilli (*)

Jorge Cardelli

No es momento para pensar en reivindicaciones corporativas ni rupturistas. La sociedad conoce las diferencias de concepción y tradición política de las dos centrales de trabajadores que coexisten en la Argentina, y todas estas distancias siguen vigentes, sin embargo en el último paro del 8 de junio desde la CTA convocamos a la CGT a acompañar el paro nacional porque creemos que hay condiciones que hacen a la dignidad de los trabajadores que requieren de todas las fuerzas que los representan para poder conquistarlas.

El 82 por ciento móvil que merecen los jubilados y fue vetado por decreto presidencial, la quita del impuesto a las ganancias a salarios que en virtud de la inflación no son recibidos por sectores pudientes si no por argentinos pujantes que todavía intentan solucionar sus problemas de vivienda y la Ley Antiterrorista, que fue pensada en función de la persecución a los trabajadores y trabajadoras que se organizan; deberían ser los tres puntos de lucha donde confluyan las organizaciones bajo una estrategia común. Sin embargo, la lucha interna por quién detenta el poder más la necesidad de medir dónde se ubican las fracciones peronistas, impide una vez más que se priorice la acción política en función del crecimiento de los trabajadores.

Acompañamos el sentido del reclamo, su espíritu, porque creemos que aun hay derechos que disputar. Y repudiamos aquellos sectores sindicales que tienen el tupé de gritar a viva voz que no es momento de movilizar porque hay algunas satisfacciones más satisfechas. La lucha de los trabajadores continua porque persiste una sociedad corporativista que favorece la concentración de las divisas por sobre el bienestar de quienes hacen posible esa ganancia. Este no es un gobierno de los trabajadores, no es hoy cuando hay que detener la puja.

Cierto es que tampoco uno puede hacerle el juego a los sectores que mejor representan esa plusvalía, tampoco comemos vidrio al ver que quiénes son los apoyan e intentan incentivar los reclamos que van en contra de sus propios intereses. Pero sería cínico no denunciar ni reclamar porque cierta fracción de poder acompaña. El punto aquí es poder hacer crecer la unidad de los trabajadores y las trabajadoras, sólo así esos manotazos de oportunistas que montan el circo de una sesión especial en virtud de los derechos de los trabajadores, quedaran solo en brazadas sueltas de un largo río solitario. No es momento para pensar en reivindicaciones corporativas ni rupturistas, es hora de nado sincronizado.

(*) Diputado Nacional de Proyecto Sur