OPINIÓN

Entre Ríos: el conflicto del IOSPER

13 jun, 2012

El conflicto del Instituto de Obra Social de Entre Ríos, la obra social de la provincia.

Germán Margaritini

“Desde el seno del directorio se empezó a analizar si era conveniente seguir, o intentar una nueva posibilidad donde propongamos una relación directa con los profesionales que quieran, que tengan ganas, o les interese trabajar por nuestra obra social, en forma directa”, dijo Moreyra, presidente del IOSPER. Tal vez en esta frase esté encerrada la verdadera intención del directorio del IOSPER, no resolver el problema con los médicos.

En esa misma nota dice que ofrecerá $ 60 la consulta a los médicos en forma directa, oferta que nunca fue hecha a la Federación Médica, la que viene reclamando desde hace 15 meses una actualización arancelaria. Hoy el IOSPER paga a los médicos $ 29, el afiliado paga un coseguro de $ 15 (valor establecido por el mismo instituto), componiendo en total el valor de la consulta en $ 44.

Muchos de nosotros tenemos la doble condición de prestadores y afiliados al sistema, los que nos coloca en una situación dos veces comprometida, tanto para acceder a la atención como para brindarla. No sería justo hablar de esto sin comentar la existencia del cobro de adicionales por parte de muchos profesionales, pero es bueno también decir que esta práctica se extendió desde hace no más de tres o cuatro meses, cuando la obra social empezó con algunos retrasos en los pagos y la negativa a acordar nuevos aranceles.

El IOSPER es injusto en no mencionar que el plus fue erradicado en los periodos que comprenden los años 2010 y 2011, siendo evidencia de la conformidad por parte de los médicos que dieron servicios y del compromiso de la entidad que los nuclea a sostener un acuerdo que venía dándose de hecho.

Sin embargo, esta institución que tiene como primera obligación la de asegurar la prestación de sus beneficiarios y proteger el dinero de sus afiliados para poder acceder a una atención adecuada, la que se incrementa en sus costos por los naturales avances en la investigación diagnóstica y tratamientos más sofisticados, apunta contra los médicos en vez de atacar su verdadero problema de fondo. Así disciplinadamente aliado a la estrategia del gobierno provincial decide tener un enemigo visible que justifique sus males.

¿Cuáles son los males de fondo del IOSPER?

Padece de un desfinanciamiento crónico desde 1994 por la ley de emergencia económica que disminuyó los aportes patronales del 7 % al 3 %. Esta reducción de ingresos sobrevivió a los gobiernos de Moine, Busti, Montiel, otra vez Busti y el actual Urribarri. Todas las demás obras sociales provinciales del país tienen un aporte patronal de entre el 7 % y el 9 %, teniendo nuestro instituto provincial el record nacional en bajo monto de aporte. El directorio del IOSPER no hizo reclamos hacia el gobierno provincial para que se reponga el histórico aporte para mejorar el financiamiento de la obra social.
¿Cómo hizo posible el IOSPER que se siguieran dando prestaciones con tan bajo financiamiento por parte del gobierno?, muy simple, se trasladó el costo al afiliado. Se pagan altos coseguros, del orden del 30 % del valor de las prácticas o consultas, ofrecidos al beneficiario en cómodas cuotas mensuales por “créditos asistenciales”, o por el recientemente implementado “plan voluntario” que se comporta como un pago anticipado de esos conseguros. En definitiva, financia el afiliado lo que dejaron de aportar el gobierno provincial y las municipalidades.

El IOSPER miente cuando dice públicamente que gastaron 100 millones de pesos en honorarios médicos. De acuerdo a su balance publicado en la página web se puede deducir que en el año 2011 pagaron por servicios médicos 53 millones de pesos, cifra que cotejada con su gasto administrativo es sorprendente. El IOSPER pagó en ese año 60 millones de pesos para pagos de sueldos y cargas sociales. En concreto gastó más en su propia administración que para pagar a los médicos, su gasto en sueldos y cargas sociales representa el 17 % de su gasto total, un verdadero despropósito.

Del balance del 2011 puede saberse que pagó por servicios asistenciales 347 millones de pesos, correspondiendo a sanatorios 73 millones, a médicos 53 millones, a farmacias 97 millones, para bioquímicos 17 millones, para hospitales 4 millones.
La provincia le debía al IOSPER al 31 de diciembre de 2011 lo siguiente:

• La Administración Central por aportes patronales 20 millones
• La Administración Central por aportes del personal 15 millones
• El Ministerio de Salud por aportes patronales 900 mil
• La Caja de Jubilaciones y Pensiones por aportes patronales 8.600.000
• La Caja de Jubilaciones y Pensiones por aportes del personal 12 millones.

No quiero aburrir con números, para resumir digamos que al cierre de ese balance al IOSPER le debían por aportes patronales y de personal un total de $ 71.000.000, siendo muy grave la retención indebida por parte del gobierno de los descuentos efectuados a sus empleados, no hace falta ser muy inteligente para darse cuenta que esa plata no es del gobierno, es de los empleados y deben ser destinados para lo que se debitaron de sus sueldos: para su obra social.

Esa deuda es mucho más significativa que el aumento pretendido por los médicos, ya que representarían aproximadamente un incremento en las erogaciones por ese concepto de 10 millones de pesos al año, apenas la séptima parte de lo que el gobierno le debe o retiene indebidamente, mucho menos si se lograría recuperar el aporte histórico del 7 % por parte del empleador.

Al estado actual la prestación médica es muy compleja y pretender simplificarla con 500 médicos generalistas contratados en forma directa es una burla al afiliado. Los directores del IOSPER lo saben, conocen de esa complejidad y de la necesidad de una red coordinada de niveles de complejidad y especialidades, que si bien no es óptima, las entidades médicas y sanatoriales son las únicas que pueden ofrecerla en la provincia.

Es grave que lo sepan y no actúen en consecuencia, esto no hace más que delatar la intención de trabajar como una extensión del gobierno siguiendo líneas políticas para ocultar la crisis provincial omitiendo el cuidado de sus afiliados.

Visto 733 veces
Por: Germán Margaritini - Proyecto Sur Entre Ríos