SITIO OFICIAL

¿Errorismo de Estado?

Un aporte al debate sobre el rol de los medios masivos y la división de poderes en Argentina. Por Juan Massini (Apoderado Nacional del Partido Proyecto Sur)

El matutino “Página 12” tituló “Errorismo de Estado” su tapa del viernes 17 de Febrero de 2017, y el sábado 18 ubicó, en un pequeño recuadro, el origen de la irónica caracterización del gobierno de Macri – que tuvo una notable repercusión en las redes sociales - en un chiste de Paz y Rudy, también de tapa, de fecha 14 de Agosto de 2016.

Está bueno tomar las situaciones dramáticas con algo de humor, siempre y cuando, como acto cultural que es, nos sirva como elemento de reflexión y no como excusa para ignorar el problema y seguir nuestro camino hacia ninguna parte. En este sentido, es obvio el propósito (del Diario o de los humoristas) de asociar al gobierno actual nada menos que con la criminalidad sistemática del último gobierno militar.

A su vez, la poderosa tapa de “La Nación” del 19 de Febrero anuncia que “El gobierno revisa la toma de decisiones tras la sucesión de errores”.  El mismo concepto del opositor “Página 12”  tiene aquí un aire benévolo, un tufillo a justificación, que el diario de los Mitre apenas disimula hablando del poder como si se tratara de un “error de máquina” en su secretaría de redacción. Parece querer convencernos con lugares comunes como “…y bueno, cualquiera se equivoca…” o “el que se equivoca, se equivoca”…Por cierto, justo es decirlo, los muchachos de Cambiemos suelen tener buenos modales: piden disculpas y hasta pueden llegar a admitir que se equivocan.

Pero, una simple reflexión, nos lleva a precisar que en verdad estamos hablando de la más formidable concentración de poder que admite nuestro sistema político, no en vano llamado presidencialista. En efecto, hablamos del Poder Ejecutivo de la Nación, que es el único unipersonal de los tres en que se reparte el gobierno, que ostenta además la Jefatura de Estado (la que ejerce el rey en los sistemas parlamentarios europeos),  la Jefatura de la Administración Pública, de las Fuerzas Armadas y la de las Relaciones Exteriores.

Pero resulta que semejante poder no le viene del Altísimo, ni lo ha heredado, se lo ha prestado el pueblo por un tiempo, por lo que implica responsabilidades correlativas, tan elevadas como las funciones a las que están adheridas ¿puede entonces el Presidente darse el lujo de no advertir alguna incompatibilidad entre su condición de Primer Magistrado y su carácter de (¿segundo?) jefe de la familia Macri, y convalidar sin que se le mueva un cabello el tan mentado y escandaloso convenio en el asunto del Correo Argentino?

¿No habrá quien llame la atención, en el dream team de Cambiemos, acerca del peligroso deslizamiento del Señor Presidente hacia el  mal desempeño previsto en el artículo 53 de la Constitución Nacional? Es cierto que por ahora cuentan con una oposición en su gran mayoría vacua y complaciente, que no ha advertido que su propia credibilidad está en duda en tanto ate su destino a un gobierno que no muestra indicios de reacción.

No hay tiempo que no se cumpla, ni deuda que no se pague. Y el gobierno debería tomar nota que en los años electorales se producen cambios, cambios de verdad, en que más allá del discurso retórico, para ejercer bien el derecho político por excelencia, el ciudadano evalúa quienes hacen lo que dicen y honran los mandatos que se les encomiendan.

POR Prensa


INFOSUR | Politica | ¿Errorismo de Estado?

Notas relacionadas

Disponible en librerías

Afiliate

PROYECTO SUR EN TWITTER

PROYECTO SUR EN FACEBOOK

SUSCRIBITE A NUESTRO BOLETÍN

CANAL DE VIDEOS