Menú
Firmá el petitorio para que Aranguren renuncie a su cargo #chauaranguren Sumá tu firma! »
columna 2

Homenaje al compañero Salvador Allende

12/09/2013

Desde Proyecto Sur Provincia de Buenos Aires rendimos homenaje a los asesinados, torturados, desaparecidos y exiliados del país hermano.


Homenaje al compañero Salvador Allende

En un nuevo aniversario del golpe cívico-militar de 1973, que derrocó ensangrentando al gobierno de Salvador Allende, atacando en Chile a fuego y hierro a la democracia, y a trabajadores, campesinos y estudiantes, desde Proyecto Sur Provincia de Buenos Aires rendimos homenaje a los asesinados, torturados, desaparecidos y exiliados del país hermano, porque fueron los primeros en sufrir las políticas criminales de la dictadura cipaya del imperialismo yanky, que impuso en América Latina modelos económicos neoliberales de endeudamiento corrupto, saqueo de recursos naturales, destrucción de industrias, con Estados a merced de los mercados; modelos económicos que aún conservan sus fundamentos en nuestro país y en repúblicas hermanas.

Se lee en uno de los centros de tortura de Pinochet:
“La actividad de hacer memoria que no se inscriba en el proyecto presente, equivale a no recordar nada”.
Proyecto Sur de la Provincia de Buenos Aires toma ese desafío, asumiendo con responsabilidad llevar a la práctica el ideario emancipador, las causas que nos conduzcan a la segunda y definitiva independencia. Recordamos al presidente Salvador Allende, afirmando con nuestros actos y conducta que no solo vamos por el poder para construir una sociedad mejor sino que también vamos por transformar el poder mismo, haciendo que los medios también sean nuestros fines. Seremos capaces de sostener nuestras banderas sin ceder a la tentación que los enemigos nos ofrecen, de caminos que aparentan acortar la distancia, pero que al mismo tiempo nos alejan del corazón de nuestro pueblo.
No nos cansaremos de hacer memoria de las grandes lecciones de la historia, como fue en grado sumo la que nos dejóSalvador Allende y su vía al socialismo en democracia. No estamos aquí para recordar el maravilloso gesto de entregar su vida por los trabajadores sino para realizar, en cada paso que demos, su profundo deseo por la participación y protagonismo popular para construir la herramienta que conduzca un verdadero proceso de cambio político, social y cultural.
Más allá de las conquistas del presidente Allende, entre muchas otras, la expropiación de grandes latifundios y la nacionalización del cobre, su bandera de moral revolucionaria, de anteponer a las ambiciones personales los intereses colectivos de las grandes mayorías, es y será la que nos guíe sin temor de apartarnos ni un milímetro del reclamo por recuperar la Política a manos de los pueblos.
Los medios de comunicación y los liberales de toda calaña se encargarán de recordar como una utopía romántica la osadía de Salvador Allende y su Unidad Popular.
En cada latido de nuestro corazón retumbará el sonido de sus palabras en su último mensaje a la nación, querido Presidente.¡ HASTA LA VICTORIA SIEMPRE SALVADOR ALLENDE!
“Trabajadores de mi Patria, tengo fe en Chile y su destino. Superarán otros hombres este momento gris y amargo en el que la traición pretende imponerse. Sigan ustedes sabiendo que, mucho más temprano que tarde, de nuevo se abrirán las grandes alamedas por donde pase el hombre libre, para construir una sociedad mejor.
¡Viva Chile! ¡Viva el pueblo! ¡Vivan los trabajadores!
De aquí no me voy, que sigan otros, no van a faltar, y van a llevarme en sus corazones como a un hombre puro, como a un guerrero y como a un demócrata que les va a henchir el pecho de orgullo y de exigencias perentorias. Porque, de ahora en más, todo chileno que sepa que tiene detrás la figura de Salvador Allende, sabe que no se viene a la vida a jugar, a gozar de las liviandades y las tentaciones, sino a meterle el alma y el cuerpo a las causas duras, las de la injusticia, las del hambre, las de la tortura y la muerte. Es mi legado.
Estas son mis últimas palabras y tengo la certeza de que mi sacrificio no será en vano, tengo la certeza de que, por lo menos, será una lección moral que castigará la felonía, la cobardía y la traición.”