Actualidad

Jano encarnado en el kirchnerismo

18/06/2012 En la mitología romana Jano era el dios bifronte, el que tenía dos caras, una mirando para cada lado, era el dios de los comienzos y de los finales, Escribe: Germán Margaritini - Proyecto Sur Entre Ríos

Cristina Fernández

En la mitología romana Jano era el dios bifronte, el que tenía dos caras, una mirando para cada lado, era el dios de los comienzos y de los finales, el del solsticio de invierno y el del solsticio de verano. Si este dios del paganismo romano precristiano siguiera vigente se encarnaría en el kirchnerismo. Es bueno que en su mes lo recordemos.

 

Cristina Fernández como Presidenta de nuestra Nación se hizo presente en la ONU para defender los derechos sobre las Malvinas en el Comité de descolonización, dejo para los especialistas si esa presentación fue buena o mala, pero no quedan dudas que utilizó una retórica digna de un presidente de verdadera estirpe progresista. Sin embargo en la trastienda de ese viaje existieron un par de acontecimientos que dejan dudas con respecto al verdadero motivo del viaje.

La misma presidente se reunió en Nueva York con Monsanto para según sus palabras: “hace unos instantes estuve con Monsanto, que nos anunciaba una inversión muy importante en materia de maíz (…) Y además estaban muy contentos porque Argentina hoy está –digamos – a la vanguardia en materia de eventos biotecnológicos”

Y un poco más adelante: “aquí tengo – y esto la verdad que se los quiero mostrar porque estoy muy orgullosa – el prospecto de Monsanto. Vieron que cuando hacen prospecto es porque ya está hecha la inversión, sino no te hacen prospecto. Así que una inversión muy importante en Malvinas Argentinas, en la provincia de Córdoba, en materia de maíz con una nueva digamos semilla de carácter transgénico, que se llama Intacta. También dos centros de investigación y desarrollo, que eso para nosotros es tan importante como es esta inversión de 150 millones de dólares: uno, en Tucumán y otra en la misma Córdoba”.

No hace falta aclarar mucho que implica un convenio con Monsanto. Más desmonte nativo, más soja y maíz transgénico, más glifosato. Los “efectos colaterales” de esta política significan mayor desplazamiento de pueblos originarios; menos diversificación  de la producción; mayor dependencia tecnológica y económica; más toxicidad, malformaciones y muertes por glifosato.

Por otro lado, como si esto fuera poco, en el mismo viaje el ministro de planificación Julio De Vido, el gran patriota “ypefiano”, se reunió con Peter Munk. En esa reunión nuestro ministro debió haberse sentido orgulloso de recibir las felicitaciones de parte de la Barrik Gold porque, de acuerdo a sus propios dichos, “se viene cumpliendo de acuerdo a lo establecido”, haciendo referencia al proyecto Pascua Lama. En esa reunión obtuvo la confirmación por parte de la empresa minera de invertir 6.500 millones de pesos en 2012 para ese emprendimiento.

El mismo ministro de planificación, luego se reunió con Patrick Portmann, vicepresidente de Yamana Gold, otra importante minera, con quien conversaron sobre todos los proyectos que esa empresa tiene en la Argentina, como el caso de Gualcamayo en San Juan. En este caso recibió las ponderaciones de la labor de la OFEMI (Organización Federal de Estados Mineros), organización que conforman las provincias mineras.

Estas negociaciones con las mineras muestran a las claras las intenciones del gobierno de seguir con su política de megaminería, con voladuras de cerros, uso alevoso de agua en lugares donde no abunda, daño a las producciones agrícolas locales, depósitos de cianuro. Jano estaría a sus anchas, tendría un rostro para hablar sin parar del progresismo y otro para negociar con la continuidad de un modelo neoliberal.

Por eso al final de su alocución en Nueva York ante periodistas dijo Cristina: “Por eso creo que es muy importante que ustedes sepan esto de boca de la Presidenta, esto no lo van a encontrar en ningún diario en la República Argentina”. A confesión de parte relevo de puebas.