Menú
Firmá el petitorio para que Aranguren renuncie a su cargo #chauaranguren Sumá tu firma! »
Opinion

¿Por qué ocurrió la tragedia de Once?

22/02/2015 Juan Frumento, padre de Leonel, víctima del accidente de Once e integrante de "Los Pinitos" (Proyecto Sur CABA) recuerda la tragedia.


¿Por qué ocurrió la tragedia de Once?

A 3 años de cumplirse la tragedia ferroviaria de Estación Once, quiero como padre de una de las víctimas de esta masacre, expresar mis sentimientos y tratar de hacer un recuento de porqué ocurrió esta lamentable tragedia.

Para comprender el grado de descomposición social que vivimos, tenemos que asumir nuestras responsabilidades como ciudadanos, porque dejamos pasar muchas falsedades e inconsistencias de nuestros representantes políticos que se comportan, una vez que asumen los cargos, como bandas de delincuentes para atesorar beneficios personales.

Hemos soportado como ciudadanos los desvaríos del nefasto gobierno del convicto Menem, que está amparado por esta corporación para que no valla preso como debería estar desde hace muchos años por todas las causas judiciales de las que está zafando por los fueros en los que se ampara, teniendo, las sentencia judicial por la causa de la voladura de Rio III como por ejemplo, y es además también responsable por el desguace del sistema Ferroviario Argentino, cuando no teniendo la capacidad para dinamizar el ferrocarril dijo la paupérrima frase “Ramal que para, Ramal que cierra”, privatizando y dejando en manos de ladrones y estafadores al sistema ferroviario, que dejo a pueblos y comunidades enteras aisladas, y sometidas al abandono y la incomunicación, y manteniendo el mismo criterio siguió la administración vigente.

Este Gobierno en los primeros 10 años de gestión no se dio cuenta, que quienes tenían que trasladarse a sus trabajos o retornar a sus hogares, lo hacían en condiciones deplorables y los continuas accidentes pronosticaban esta masacre que ocurrió a las 8:30 del 22 de febrero de 2012 donde perdió la vida mi Hijo Leonel junto a 51 víctimas fatales y más de 700 heridos.

Ante los reclamos que estuvimos haciendo los familiares de esta tragedia, desde el seno de nuestra agrupación, pudimos gritar QUE LA CARA VISIBLE DE LA CORRUPCIÓN ES LA MUERTE Y SU CÓMPLISE ES EL SILENCIO, frase que define la actualidad en las acciones de este gobierno cuando no tiene soluciones.

Queriendo enmendar la culpa por la tragedia, en los últimos 2 años se ha renovado una parte del sistema ferroviario metropolitano, lo que no se enmendó fue la responsabilidad de los primeros 10 años oscuros, perdidos y robados a todos los usuarios de este transporte, y la vida de nuestros familiares muertos por la desidia.

1º Esperamos de la justicia los más enérgicos castigos para todos los partícipes de este magnicidio, y que quienes deban asumir responsabilidades públicas sepan que prima el bien común como base de convivencia y no el benéfico personal a cualquier costa despreciando al prójimo.

2º En las próximas elecciones haya un acuerdo de imprescriptibilidad en los delitos de funcionarios públicos.

En memoria de todos y de mi hijo Leonel Frumento.