SITIO OFICIAL

Reflexiones sobre la deuda

Por Alejandro Olmos Gaona

Aunque los discursos exitistas del Jefe de Gabinete de ministros muestran una realidad ficcional, los datos que surgen de los organismos públicos resultan concluyentes y ponen en evidencia que “el mejor equipo de los últimos 50 años”, no es sino un conjunto de improvisados, que les han hecho el juego a los especuladores de siempre, y a los que manejan el sistema financiero para obtener ganancias desmesuradas, aun cuando esto signifique el exponencial empobrecimiento de la Nación.

Para ser lo más sintético posible, van datos irrefutables de las obligaciones contraídas por el gobierno desde que asumió el poder. Debo advertir que vamos a una inexorable crisis de la deuda, además del crecimiento de la pobreza, la marginalidad, la falta de inversión pública, ajustes y recortes, que difícilmente nos harán salir de una situación económica cada vez más complicada. Mientras ello ocurre se siguen fugando capitales, y el atesoramiento de moneda extranjera es cada vez más creciente, mientras los miles de millones de dólares de las inversiones no aparecen por ningún lado.

1.- El gobierno recibió una deuda pública de 241.000 millones de dólares a diciembre del año 2015 y de acuerdo al último informe del Ministerio de Economía al 31 de diciembre de 2017, la deuda era de 334.700 millones de dólares, es decir que a diciembre, y sin contar lo emitido estos últimos seis meses, la deuda pública creció 93.000 millones de dólares. El INDEC ha señalado que a marzo la deuda creció 19.000 millones de dólares más con lo cual esa cifra se eleva a 112.000 millones de dólares. Si se cuentan las emisiones de abril a junio y lo que va a prestar el FMI, la deuda va a trepar este año a los 400.000 millones de dólares. Esto significa que el gobierno en dos años y medio, contrajo tres veces y media más deuda que la dictadura, que lo hizo en 7 años.

2.- El Poder Ejecutivo sostiene que la deuda es para cubrir el déficit fiscal, pero lo que no dice es que el endeudamiento, es a su vez generador de déficit, ya que según el presupuesto 2018, hay que pagar 406.000 millones de pesos de intereses, y ese dinero sale de la contratación de nuevas obligaciones por lo que nos encontramos en un callejón sin salida.

3.- De acuerdo a lo que surge del informe del Ministerio de Economía al 31 de diciembre, hay 2.900 millones de dólares que se deben a los fondos buitres, tema que todavía no se solucionó y que desmiente que se haya llegado a un acuerdo total, como se ha venido diciendo. Continúan los litigios y los avezados técnicos que supuestamente manejan la economía no los solucionaron.

4.- Este endeudamiento irresponsable no tiene antecedentes en nuestra historia, como tampoco la disparatada emisión de un bono a 100 años, por 2.750 millones de dólares. Es importante puntualizar que si no sabemos lo que puede pasar en los próximos meses, como es posible admitir, endeudarnos durante un siglo. Además señalar que en la autorización dada por el Congreso en cuanto a los plazos de emisión de deuda pública, jamás se le confirió la posibilidad de hacerlo a ese plazo. A pesar de esta clara violación a la ley de Presupuesto 2018, ningún legislador ha hecho un planteo en ese sentido de manera formal. Iniciando alguna acción.

5.- Al enorme endeudamiento de la administración central, se suma el endeudamiento de las provincias que está garantizado por el Estado y cuyas cifras no se conocen con exactitud. El ocultamiento es parte de la política de este gobierno, aunque criticaba al anterior de hacer lo mismo.

6.- Otra de las cuestiones preocupantes es el endeudamiento del Banco Central, que tampoco tiene antecedentes. Al final del gobierno de la Sra. de Kirchner la deuda por Lebac era de 347.000 millones de pesos, actualmente excede la cifra de UN BILLÓN TRESCIENTOS MIL MILLONES excediendo largamente la base monetaria. Es decir que aumentó en dos años y seis meses casi cuatro veces.

7.- La gravedad de la situación financiera del Banco Central, está dada por los intereses que se están pagando actualmente. En el 2015 las tasas fluctuaban entre el 22 y el 24%, y no había muchas operaciones a corto plazo. A partir de la gestión del actual gobierno esto se revirtió, y al asumir el gobierno el presidente Macri hubo tasas del 37% que fueron disminuyendo, hasta que hace unos meses, a los efectos supuestos de evitar la devaluación de nuestra moneda, el Banco Central aumentó la tasa de las Lebac de manera considerable, hasta el 47% que se pagan actualmente a muy corto plazo. En el mercado secundario se pagan tasas de hasta el 60%.

8.- Los intereses de las Lebac significan una sangría constante para el Banco Central ya que el año pasado se pagaron 350.000 millones de pesos de intereses, y a las tasas de hoy, seguramente este año se pagarán más de 450.00 millones de pesos. Los que ganan son los grandes operadores del sistema financiero y los que especulan contra nuestra moneda a través de la compra de dólares, que son invariablemente fugados al exterior.

9.- La especulación con el dólar llevó a que el Banco Central perdiera más de 13.000 millones de dólares de sus reservas, que cabe aclarar no son genuinas, sino que han sido compradas con deuda, es decir emisión monetaria esterilizada por emisión de LEBAC.

10.- La situación de nuestro Banco Central es muy comprometida debido a que hoy se habla de reservas por 63.000 millones de dólares, incluyendo los 15.000 del FMI, que es deuda, no reserva genuina. Contra esto tenemos: 12.400 millones de dólares de encajes, 11.200 millones de dólares en otros pasivos (swap con China), 13.800 por pases pasivos y Lebac por más de 48.000 millones de dólares. Esto muestra una deuda del Banco Central de 85.000 millones de dólares contra un activo de 63.000. ¿Que institución bancaria puede desenvolverse con solvencia con estas cifras? ¿Qué Banco Central puede afrontar eventualmente una corrida especulativa, si tiene más deudas que activo?

11.- El llamado mejor equipo de los últimos 50 años, liderado por el precario presidente Macri dividió al ministerio de Economía en dos organismos (Hacienda por un lado y Finanzas por el otro) decisión que resultó ineficaz, volviéndose nuevamente a una sola cartera económica. Designó una conducción del Banco Central que debió ser cambiada, ya que mostró su ineficiencia en las corridas del mercado de cambios.

12.- Las previsiones económicas en la ley de presupuesto del año 2018 resultaron fallidas. Previeron una inflación de los 10%, modificadas en diciembre llevándolas al 15% y la realidad de hoy muestra una inflación anualizada del 30%, con las catastróficas consecuencias que tendrán para los sectores más vulnerables. Respecto a los erróneos cálculos de inflación, en la propia carta intención con el FMI, se habla de un índice del 27% para este año, lo que muestra la falta de una política económica, seria, coherente, poniendo en evidencia metas que no solo no se cumplieron, sino movidas especulativas que arrasaron con todas las previsiones.

13.- Los funcionarios que gobiernan, a pesar de los discursos, preveían que se iban a producir conflictos, producto de su precario manejo de las finanzas públicas, y tan es así, que en los prospectos de emisión de bonos soberanos, detallaron minuciosamente todos los problemas que iban a sobrevenir. Los que compraron esos bonos, sabían lo que podía pasar, y que seguramente el FMI aparecería como prestamista de última instancia para garantizarles que cobraran. Sabían además, que pese a los defaults, la Argentina siempre paga, y mucho más de lo que le prestan.

14.- Como un ejemplo de que este equipo de empresarios preveía las dificultades que podrían sobrevenir, y no hicieron nada para evitarlas, transcribo las advertencias que se hicieron constar en gran cantidad de los bonos soberanos emitidos en estos últimos dos años.

a.- Que existe incertidumbre y riesgo sobre el futuro económico, debido a la inflación y a la volatilidad del sistema cambiario.

b.- Puede haber menos crecimiento económico y reducción de las reservas del Banco Central.

c.- Que puede haber reducción de la inversión extranjera, lo que privaría a la Argentina del capital necesario para el crecimiento económico.

d.- Puede haber hostilidades internacionales e incertidumbre política respecto de las elecciones del 2017.
e.- Puede haber inestabilidad política, social y económica en el futuro.

f.- El gobierno no puede garantizar los impactos causados por las medidas implementadas en el país.

g.- El aumento del gasto público del gobierno puede tener un efecto adverso significativo y consecuencias negativas por largo tiempo en las perspectivas económicas de la Argentina.

h.- El gobierno desconoce cuáles serán los resultados de las medidas implementadas en el sector energético y sus repercusiones.

i.- El riesgo de no hacer frente adecuadamente a los riesgos reales del deterioro institucional puede afectar adversamente la economía y la situación financiera de la Argentina.

j.-Las fluctuaciones del peso pueden afectar adversamente la economía argentina y la capacidad de cumplir con las obligaciones del país.

k.- No se puede garantizar que la Argentina pueda obtener financiamiento, lo que puede determinar que no se puedan pagar la deuda pública y los bonos.

l. No se puede garantizar que la calificación crediticia de la Argentina mejorará.

m.- La capacidad de la Argentina para obtener financiación puede verse afectada por los litigios de los holdouts que continúan.

Esta es la realidad económica que los discursos exitistas ocultan y que hay que poner en evidencia a cada paso para poner en descubierto a que intereses responden los que nos gobiernan.

POR Prensa


INFOSUR | Deuda Externa | Reflexiones sobre la deuda

Notas relacionadas

Disponible en librerías

Sumate

PROYECTO SUR EN TWITTER

PROYECTO SUR EN FACEBOOK

SUSCRIBITE A NUESTRO BOLETÍN

CANAL DE VIDEOS