SITIO OFICIAL

Viaje a los pueblos fumigados

Por Fernando "Pino" Solanas. A días del estreno de su último documental, el cineasta relata el paso a paso de su investigación.

En los próximos días tendré el honor de celebrar el estreno mundial de mi largometraje número 16, Viaje a los pueblos fumigados, gracias a la invitación  que me hiciera el presidente de la 68° edición del Festival Internacional de Cine de Berlín. Muchos críticos, colegas y amigos me preguntan sorprendidos, porque sigo filmando a los 82 años que celebro por estos dias acá en Berlìn. Simplemente les digo que es mi mejor lenguaje y que quedad mucho por contar porque hay toda una dimensión desconocida de la Argentina.

Empecé esta serie de ocho largos documentales el 20 de diciembre de 2001. Cuando vi en la televisión que la policía montada arremetía sobre manifestantes pacíficos que estaban en Plaza de Mayo y entre ellos se encontraban las madres de Plaza de Mayo, me di cuenta que estaba en otro país. Era la época en que se gritaba “que se vayan todos”; de la crisis de la política económica y social. Así fue naciendo Memoria del Saqueo, la Dignidad de los Nadies, Argentina Latente, La Próxima Estación ( censurada la exhibición de su serie por el gobierno anterior y por el gobierno actual, en el Canal Encuentro) Oro Impuro, Oro Negro, La Guerra del Fraking,Viaje a los Pueblos Fumigados.

Entonces comencé mis viajes de relevamiento por el interior del país, y lo que iba a hacer un panorama de dos o tres horas –una suerte de fresco como “La Hora de los Hornos” - terminó en el hallazgo de un material tan extraordinario y extenso, que empezó a dar lugar a una saga de películas. Fue en las regiones rurales donde recibí testimonios alarmantes sobre los efectos que generaron el uso intensivo de agroquímicos muy tóxicos cuyos efectos se ocultaban o eran relativizados. Descubrí la cadena de complicidades de autoridades, empresarios, productores y sus empleados, medios gráficos, programas de radio o televisión, dependientes todos de la suculenta renta de la soja transgénica.

Viaje a los pueblos fumigados narra el drama de la intoxicación que tiene la población argentina. Comemos alimentos vegetales o envasados con una proporción de agrotóxicos y agregados químicos que día a día nos enferma y mata. Nadie dice saberlo o los que lo saben lo callan. Sé muy bien por qué lo digo. Junto al doctor César Lerena, nos hicimos estudios en un laboratorio en Mar del Plata que busca los plaguicidas y agroquímicos en nuestro organismo. Lamento decir que me dieron mal, con gran presencia de glifosato en orina y tambíen, pesticidas en sangre. Y no soy el único. La mayor parte de la población argentina está contaminada por ingerir alimentos con agroquímicos. De esto nadie habla.

El hombre urbano y contemporáneo hace varias décadas que ha delegado el control de la fabricación de los alimentos que consume ¿Por qué lo hizo? Tal vez porque la publicidad lo ha convencido de que tal marca o tal otra son de confianza absoluta y hay que confiar en ellos. Pero cualquier ensalada tiene de diez a veinticinco agrotóxicos, pesticidas o funguicidas, que no están solo en la parte externa de la hoja que la podés lavar, sino que está en la estructura de la planta. En cada alimento que comemos –incluída la carne- hay conservantes, saborizantes, colorantes, hormonas. Y si no hay hormonas, hay antibióticos y pesticidas. La carne que comemos es en un 75-80% de feedlot. Esto es responsabilidad del gobierno nacional, debería ser política pública la discusión de estos problemas.

 

El modelo agrario argentino es una contradicción peligrosa porque en su búsqueda de mayor rentabilidad, terminó con las pasturas naturales y arrasó con los bosques nativos. La sojización avanza y vienen las consecuencias. Los suelos ya no retienen las aguas. Llueve y llega la inundación. Además, ha generado el desplazamiento de chacareros y poblaciones vulnerables, como los Wichís, que están en la portada del film: fueron corridos vilmente de sus tierras ante el avance de la frontera productiva.

Existen alternativas al uso de agroquímicos. Por ejemplo, en Rusia y en muchos países del este de Europa está prohibido el uso de glifosato y otros agentes químicos, pero no por eso dejan de producir alimentos. En la CEE y América del Norte, se desarrolla un intenso debate que ha limitado su uso a determinadas condiciones. De más en más se vuelve a los productos naturales, que se utilizan desde antes que se desarrollara la industria química y penetrara en el proceso de la agroindustria.

Este nuevo largometraje es producto de una ardua investigación por siete provincias. Su procesamiento y elaboración me llevó tres años. Recabé el testimonio de ingenieros, productores, chacareros, maestros y directores de escuelas rurales, médicos, profesores universitarios e investigadores del Conicet y, por supuesto, poblaciones víctimas de las fumigaciones. Pude constatar en las regiones y pueblos víctimas de las fumigaciones el incremento de los cánceres, leucemias, diabetes, hipotiroidismo y las malformaciones. Hace años que el doctor Andrés Carrasco -investigador del Conicet- probó por primera vez en el mundo, las malformaciones que produce en los embriones el glifosato.

El objetivo del film es el mismo que siempre he tenido, desde comencé a hacer cine a los 20 años. Mi deseo es que estas obras contribuyan a mejorar el conocimiento que el país tiene de sí mismo, en la lucha por visibilizar los problemas de nuestros compatriotas. Mientras investigaba y filmaba pude constatar la absoluta desinformación y la falta de control sobre la fabricación de los alimentos que ingerimos. La película está dirigida a quien no tiene conocimiento, no tiene información ni tiene idea de las consecuencias que ha tenido la desastrosa implementación de los agroquímicos en Argentina.

POR Prensa


INFOSUR | Opinion | Viaje a los pueblos fumigados

Notas relacionadas

Disponible en librerías

Sumate

PINO SOLANAS EN TWITTER

PINO SOLANAS EN FACEBOOK

PINO SOLANAS EN INSTAGRAM

SUSCRIBITE A NUESTRO BOLETÍN

CANAL DE VIDEOS