SITIO OFICIAL

Volver al legado de Juan Domingo Perón

El documento de propuestas que Proyecto Sur presentó en el encuentro realizado en la provincia de San Luis.

Apoyando el llamamiento por un gran 2019, del Gobernador Alberto Rodríguez Saa, Proyecto Sur viene a repetir lo que venimos proponiendo desde hace años: reconstruir con grandeza y amplitud la unidad del Movimiento Nacional, que es la base del gran frente patriótico que el país reclama. Necesitamos convocar a todos los argentinos honestos –peronistas o no peronistas- que no quieren repetir ni los errores del pasado ni los del presente y reclaman una alternativa democrática que permita saltar la grieta. Nuestra Argentina es como un bote sin timón ni carta de navegación: sin proyecto estratégico emancipador, hace décadas que navega a la deriva si saber adonde va.
En los últimos 45 años no hubo un programa económico y un proyecto nacional de objetivos emancipatorios como el liderado por Juan D. Perón y su ministro de economia José B.Gelbar. Ese Programa Económico, junto al Plan Trienal -1974-1976- fueron los más avanzados que se pusieron en ejecución, porque la otras tentativas (Illia, Alfonsin, Kirchner) fueron frustradas o ambivalentes y no lograron superar la dependencia tecnológica, industrial y financiera. Todos los demás proyectos, eran anti-nacionales y antiindustrialistas, como el que lidera el presidente Macri como expresión de una alianza entre las corporaciones económicas y financieras, los grandes concesionarios del Estado, los grupos mediáticos y el gobierno nacional.
Recordemos que el paquete de 54 leyes implementado por Perón-Gelbard en 1973, enfrentaba la tela de araña del neocolonialismo vigente con la consigna Liberación o Dependencia. En la presentación del Plan Trienal se expresaba: “Este es un plan de reconstrucción. La argentina sufrió una de las peores formas de destrucción, el sojuzgamiento y el estancamiento. Ahora debe reconstruirse lo destruido. Ante todo, la fe en nosotros mismos, en nuestra propia capacidad para crear una nación socialmente justa, económicamente libre y políticamente soberana”. Los gobiernos que le sucedieron a Perón, no retomaron su llamado a la Unidad Nacional, y se profundizó la división y la grieta entre los argentinos. “La unidad que propusimos -decía el General Perón en su discurso del 12 de junio de 1974-, fue para concretar la liberación nacional y no para darle coraje a los enemigos de nuestra Patria”.
Lo que importa es el pueblo, que antes y ahora, se identifica con las banderas fundadoras del movimiento de Juan y Eva Perón. Ese pueblo sigue desunido pero mantiene esperanza que el peronismo se una y sea el motor del proyecto nacional. Hay que militar con la ejemplaridad: todos somos peronistas, pero hay quienes se dicen serlo y terminan apoyando proyectos neoliberales. Los más son los que respetan o militan el legado de Peron junto a miles de compañeros, militantes sociales o de otros partidos, que quieren superar la grieta y dar nacimiento a una fuerza que sea capaz de resolver los graves problemas argentinos.
Pero el peronismo solo no alcanza para derrotar a la república neoliberal que, a pesar de sus fracasos, no termina de morir. Hay que convocar a la más amplia unidad de las fuerzas populares. El antecedente más relevante por el consenso alcanzado, fue el que comenzó con la “Hora del Pueblo” en 1970, convocado por Ricardo Balbín, y termina con el Pacto Social y el Plan Trienal, liderados por Juan Domingo Perón y José B. Gelbard en 1973. La medida central del plan alternativo de Perón fue la convocatoria a la Concertación Política, Económica y Social (Pacto Social), para debatir y realizar el Plan Trienal.
Hagamos memoria contra el olvido: el proyecto tuvo cinco ejes fundamentales:
1. El Pacto Social firmado el 8 de junio de 1973.
2. La ley 20.545/73 del 14 de junio de 1973, destinada a proteger la producción local de la competencia extranjera, sustituir importaciones y lograr acceso a los mercados del exterior.
3. La Ley de Inversiones Extranjeras (Nº 20.557/ Nov 1973) que vedaba a cualquier extranjero adquirir más del 50% de una empresa que operara en el país; prohibía invertir en áreas vitales para la seguridad nacional: siderurgia, aluminio, industria química, petróleo, servicios públicos, banca, seguros, agricultura, medios de comunicación, comercialización y pesca.
4. La Ley de Promoción Industrial (Nº 20.560/73), daba facilidades impositivas para proyectos industriales que aportaran al desarrollo nacional y regional.
5. El Plan Trienal del 21 de diciembre de 1973.

A cuarenta an?os de su desaparicio?n, el legado de Perón continu?a tan vigente que el 60% de los argentinos se confiesa peronista. Sus banderas históricas (independencia econo?mica, soberani?a poli?tica y justicia social) han sido reemplazadas, el pai?s cambió y hoy es otro: sus inmensos recursos le pertenecen a las multinacionales que además, manejan el comercio exterior; la red ferroviaria y la flota marítima y fluvial, fueron desguazadas mientras el narcotra?fico golpea a miles de jóvenes que no estudian ni trabajan. El proyecto nacional no puede olvidarse de ellos ni de una politica de desendeudamiento, capitalizacion e industrializacion, como no puede dejar de asumir una activa defensa ambiental.

En estas décadas se pagaron por servicios de la deuda, u$s 400.000 millones y hoy debemos otros 350.000, a lo que debe sumarse la deuda de las Lebac que alcanza los u$s 67.000 millones colocados el 27% anual..!!. Nuestra soberanía jurídica fue cedida a los tribunales de Londres o New York y el derecho a la defensa quedó en manos del Ciadi, del Banco Mundial. La inflación no baja, la pobreza es la misma, la apertura a las importaciones quiebra pymes y despide trabajadores, los jubilados siguen siendo la variante de ajuste . En esta perversa política ¿quién puede dudar que somos un pai?s condicionado por el neocolonialismo? ¿quién se anima a negar que esta situacion no puede terminar en otro estallido?.

Vivimos una época de grandes cambios y conflictos planetarios: la crisis del capitalismo global; la tragedia del calentamiento climático que magistralmente desentraña la encíclica Laudato Sí del Papa Fancisco; la cuarta revolucio?n tecnolo?gica y comunicacional con las redes sociales, la telefonía móvil e internet, abrieron puentes inimaginables. El mundo acorto? distancias y avanza hacia la integracio?n continental y el universalismo, como intui?a Pero?n. En el pais, asistimos al final del ciclo de la repu?blica neoliberal que provocó el mayor fracaso econo?mico, poli?tico y social de la Argentina contempora?nea. Ninguna de las 5 republicas que tuvimos en democracia empobreció tanto al país, lo endeudó y corrompió tanto como esta.

A pesar del continuo torrente propagandístico de los medios, el fracaso del modelo es que no puede solucionar las necesidades de bienestar de las grandes mayorias. Al neoliberalismo le sobra un tercio de la pobración que sigue en la pobreza y sin cobertura social. Lo paradojal es que el neoliberalismo aún no fue derrotado. A más de dos años de gobierno el macrismo comienza a chocar contra el muro de la realidad: la ciudadani?a que le dio el voto siente un nuevo engaño?. Una crisis de la que no es so?lo responsable Cambiemos, sino una oposicio?n dividida y sin capacidad para cambiar el no se puede y la cultura de la derrota, instalada desde la dictadura.
Cuarenta an?os de fracasos o promesas incumplidas, nos exige plantear alternativas a la crisis de la repu?blica neoliberal para avanzar hacia una democracia social y participativa como superación de la partidocracia vaciada de contenidos. Perón la pensaba como “..una democracia plena de justicia social y en consecuencia, concibe el gobierno con la forma representativa, republicana, federal y social. Social por su forma de ser, por sus objetivos, y por su estilo de funcionamiento”. (discurso del 1/5/74).

Volver y actualizar el legado de Juan y Eva Perón
Compañeros: estamos convencidos que hay un 2019. No bastan los armados electorales como testimonian los errores cometidos, ni se puede pasar de largo sin asumir la crítica porque volveríamos a equivocarnos. Necesitamos definir el para que y el como del proyecto 2019. Por eso, hay que volver al legado de Juan y Eva Perón con las debidas actualizaciones. Esto no significa transladar mecánicamente un proyecto o un plan de gobierno, sino tomar sus causas y objetivos esenciales para enriquecerlos y actualizarlos.
Esas causas estan definidas en los postulados esenciales de la Constitución Nacional de 1949, sus revolucionarios artículos 38, 39 y 40, los derechos del trabajador, de la miñez y la ancianidad; el voto y los derechos políticos de la mujer y entre otros aportes, el último legado del General -“El Modelo Argentino para el Proyecto Nacional” con su histórico discurso del 1 de mayo de 1973 ante el Congreso- más todas las contribuciones y aportes realizados por las fuerzas políticas y sus referentes (socialistas, radicales, alfonsinistas, kirchneristas, demócratas cristianos, progresistas, izquierdistas, independientes…) más los que hicieron los movimientos sociales argentinos y latinoamericanos, junto a los aportes de la cutura y los intelectuales. Somos parte de la Patria Grande de San Martín, Bolívar, Artigas, somos el Sur, una identidad civilizatoria naciente, solidaria, creativa y pacífica, que nos hermana y distingue en el planeta.
Volviendo a lo que nos procupa, Perón decía dos meses antes de su muerte:
“Nuestra Argentina necesita un Proyecto Nacional perteneciente al país en su totalidad. Estoy persuadido de que si nos pusiéramos todos a realizar este trabajo y si, entonces, comparáramos nuestros pensamientos, obtendríamos un gran espacio de coincidencia nacional. Otros países que han elaborado un estilo nacional, tuvieron siglos para pensarse a sí mismos, o el catalizador de la agresión externa. Nosotros no tenemos ni una ni otra cosa. Por ello, la incitación para redactar nuestro propio Modelo tiene que venir simplemente de nuestra toma de conciencia.” (J.D.Perón: “El Modelo Argentino”1.5.74)

POR Prensa


INFOSUR | Politica | Volver al legado de Juan Domingo Perón

Notas relacionadas

Disponible en librerías

Sumate

PROYECTO SUR EN TWITTER

PROYECTO SUR EN FACEBOOK

SUSCRIBITE A NUESTRO BOLETÍN

CANAL DE VIDEOS