SITIO OFICIAL

Acá falta López

A 5 años de la desaparición de Julio López, el próximo domingo 18 de septiembre volveremos a marchar.

Acá falta López, por Patricia Walsh.

Acá falta López, por Patricia Walsh.

Acá falta López, por Patricia Walsh.

El próximo domingo 18 de septiembre se cumplen cinco años de la desaparición de Julio López. Entonces, porque no aparece Julio, volveremos a marchar.

Lo hacemos  una vez más, con Memoria, Verdad y Justicia, de Congreso a Plaza de Mayo a las 15.30  horas.

Denunciamos que en democracia, acá falta López.

Volvemos a señalar, como lo hicieran desde el primer momento sus abogados/as del colectivo Justicia Ya La Plata, que acá nos falta Julio. Decimos, como lo hicimos a pocas horas de su segunda desaparición, porque la primera fue durante la última dictadura militar, que el compañero Julio López , testigo fundamental para la condena que igual habría de dictarse horas después, al genocida comisario retirado Miguel Osvaldo Etchecolatz,  no se fue por sus propios medios ni por su voluntad. Y pasaron cinco años.

Recuerdo aquella mañana en la ciudad de La Plata, donde con muchos otros compañeros había viajado desde la Capital Federal, para presenciar  y acompañar otra jornada de un juicio histórico. Y las preguntas, “¿Ya llegó Julio?”, la preocupación creciente, los nervios, la angustia  de compañeras/os y abogadas/os  que lo conocían mucho, porque Julio no llegaba a la audiencia. Tengo en mi recuerdo imborrable de aquel momento las impresiones de Nilda Eloy, otra sobreviviente fundamental a la hora de dar testimonios para las condenas, que desde un primer momento se imaginó que había actuar con urgencia, porque Julio corría por segunda vez en su vida los peores riesgos. Lo mismo temían las abogadas Myriam Bregman, Guadalupe Godoy, y muchos más, y nos aseguraban que Julio no podía faltar voluntariamente a esa cita en el Tribunal porque para él era una prioridad absoluta. Lo conocían  bien, lo acompañaron en el momento difícil de testimoniar contra sus torturadores y verdugos. Pero Julio no llegó ni aquella mañana ni tantas otras que pasaron hasta hoy. Etchecolatz fue condenado. Pero nosotros, hace cinco años decimos, aunque algunos no quieran oír mejor: ¡Acá falta López!

Por Julio, por nuestros 30.000 detenidos-desaparecidos, con Memoria, Verdad y Justicia, marcharemos otra vez. Y denunciaremos la impunidad de ayer así como lo hacemos con la impunidad de hoy.

Sumate. Vení a marchar con nosotros. Seremos muchos. Y necesarios.

¿Dónde está Julio?

POR admin


INFOSUR | Actualidad | Acá falta López

Notas relacionadas

Disponible en librerías

Sumate

PINO SOLANAS EN TWITTER

PINO SOLANAS EN FACEBOOK

PINO SOLANAS EN INSTAGRAM

SUSCRIBITE A NUESTRO BOLETÍN

CANAL DE VIDEOS