SITIO OFICIAL

Alcira Argumedo: "No damos por terminada la pelea"

La diputada nacional y ex candidata presidencial del Movimiento Proyecto Sur hace un balance después y de cara a las elecciones de octubre.

Alcira hace un balance luego de las PASO.

Alcira hace un balance luego de las PASO.

Alcira hace un balance luego de las PASO.

“Una seguidilla de desaciertos y errores encadenados”. Así explica la diputada nacional Alcira Argumedo el camino que llevó a Proyecto Sur de la espuma del éxito en las elecciones legislativas de 2009, -cuando esa fuerza obtuvo casi el 25 por ciento de los votos porteños y la figura de Fernando “Pino” Solanas se multiplicaba por todos los estudios de televisión- a los resultados del domingo pasado. Luego de meses de negociaciones fallidas, cálculos equivocados, desencuentros y acusaciones mutuas con otras fuerzas, Proyecto Sur dio por concluido el diálogo con el socialismo y presentó su fórmula propia para las elecciones primarias. Pero la dupla Alcira Argumedo -Jorge Cardelli resultó un fracaso: con el 0,9 por ciento de los votos a nivel nacional quedó imposibilitada de competir en octubre.

A ese panorama se suma la crisis de la bancada de Proyecto Sur en la Cámara de Diputados, donde parte de los actuales legisladores fugaron hacia el frente propuesto por Binner con el fin de renovar su banca. Una situación de mucha debilidad para poder plantear en la Cámara esa batería de temas con los que Argumedo y Solanas vienen insistiendo desde hace décadas: Deuda externa, ferrocarriles, defensa de los recursos naturales y cuestiones ambientales. Todos asuntos que ubicados en el “punto ciego” de la agenda política, intocables e intratables por los partidos grandes.

- ¿Cómo tomaron la noticia de no haber alcanzado el 1,5 por ciento que les exige la nueva legislación?

-Sabíamos que esa era una posibilidad porque somos una fuerza política muy nueva, tenemos poco más de tres años en Capital y un año y medio en la Provincia de Buenos Aires. Si bien habíamos tenido un crecimiento territorial, hay una disparidad entre la presencia en el escenario político nacional de Proyecto Sur y la fuerza real organizativa de Proyecto Sur. Esto se notó en las PASO. El grueso del crecimiento de Proyecto Sur se dio por el vuelco de sectores que provienen de movimientos sociales, que no tienen la experiencia y la picardía electoral. Me refiero a muchos sectores que se nos sumaron provienen de grupos vecinales de Esquel que resisten contra la mina de oro, grupos de El Bolsón que tratan de recuperar Lago Escondido, sectores pescadores de Comodoro Rivadavia, los pequeños cultivadores de Santa Fé o en Andalgalá donde La Alumbrera está haciendo estragos. Proyecto Sur también nace de haber registrado durante mucho tiempo, durante todo el proceso de destrucción de los noventas, todas esas luchas y demandas, “el subsuelo de la patria” como diría Scalabrini Ortiz. Pero todo esto no se vuelca fácil en una propuesta electoral.

- ¿El zigzagueo de Pino entre la Ciudad y la Nación los perjudicó?

-Si, la decisión de jugar en la Ciudad tuvo su rédito relativo y dejó un vació muy grande a nivel nacional. Pino es un referente político vinculado más a los temas nacionales, cuando bajó a la ciudad él mismo se empobreció en su temática. A eso se sumó la propuesta del FAP que fue una trampa mortal para nosotros, esta propuesta de ampliación de alianzas con Binner y el Gen fue un entrampamiento adicional.

- ¿Luego de conocer los resultados del domingo pasado Solanas escribió una carta donde acusó a Víctor De Gennaro y a Claudio Lozano de traición?

-Si. Bueno, Pino está furioso. La carta la escribió luego de la elección porque él jugo de buena fe y los demás no.

- ¿No fueron demasiado intransigentes con la posibilidad de entrar en una alianza con la UCR?

-Más allá de algunas figuras del partido, nosotros tenemos el problema de los aparatos partidarios: no queríamos ser fagocitados por los aparatos del PJ y la UCR, porque también los consideramos participes de las políticas de saqueo que se han dado durante 30 años, por eso siempre decimos que no es casual que Domingo Cavallo haya sido funcionario de la dictadura militar, de un gobierno del PJ y luego de la Alianza. Entonces había que esperar que hacia Alfonsín con De Narváez, para luego ver que hacía Binner con Alfonsín, para recién ahí ver qué hacíamos nosotros con Binner. Y se fue pasando el tiempo y nos fuimos entrampando.

- ¿Y cuando Binner decide avanzar armar el FAP sin la UCR qué pasó?

-Finalmente Binner toma la decisión ya medio sobre la hora y sin posibilidad de que nosotros podamos instalar otra candidatura. Cuando se produce la reunión con el socialismo fue como reunirse con la patota del Coti Nosiglia pero con buenas maneras. La alianza ya estaba inscripta, nosotros sólo podíamos ser adherentes en posición subordinada, no se discutían las propuestas programáticas, ni el nombre del frente y las candidaturas principales. Por eso la bronca con Víctor De Gennaro y Libres del Sur, que ya se venían alejando. ¡De Gennaro incluso se presentaba ante el socialismo como el vicepresidente propuesto por Proyecto Sur!

- ¿Ustedes no querían resignar la candidatura de Marío Cafiero en la provincia?

-No, no es cierto. Si ellos ya habían definido candidatura, listas, nombres, programas y cuando nosotros pataleábamos nos decían que ya teníamos tres cargos importantísimos en Diputados: Claudio Lozano, Víctor de Gennaro y Victoria Donda. “Ya está no pidan más”, decían. Más sucios, imposible, y nosotros más boludos nosotros no pudimos ser. Esto te pasa cuando uno no se maneja con esas reglas piensa que el otro no lo va a hacer. una ingenuidad total. Y pagamos un costo muy alto.

- ¿Cree que les faltó “rosca” política?

-¿Rosca? ¡Rosca y media nos faltó! (se ríe). Hubo bastante ingenuidad de nuestra parte.

- Pero desde el FAP se les ha señalado su fuerte prejuicio antirradical.

-Es que nosotros no tenemos nada que ver con ellos. Vos rascás un poquito atrás de Alfonsín y aparecen el Coti Nosiglia, la Coordinadora y las estructuras que iniciaron la corrupción de la clase política, los que participaron de la corrupción del Banco Hipotecario y sus famosos 6000 créditos a Manzano y a Luís “Changui” Cáceres. Yo debo tener todos los documentos y artículos periodísticos de ese escándalo aún guardados porque soy bastante rencorosa a veces.

- ¿Pero su estrategia no fue apostar a que Alfonsín finalmente se iría con De Narváez?

Ocurre que en Argentina los pactos de Olivos se suceden en función de distintos intereses. No es casual que Rodolfo Terragno y Duhalde estén trabajando hace dos años en el Acuerdo del Bicentenario. Los vasos comunicantes entre los aparatos políticos del Radicalismo y PJ son fluidos. No digo esto porque seamos unos sectarios, pero es algo que nosotros señalamos hace bastante. Esas fuerza políticas no vana resolver los problemas sociales y marginación y precariedad laboral actualmente existentes. Este año van a pagar 20 mil millones de dólares en subsidios a petroleras y transportes, en un país que casi no tiene ferrocarriles. En el caso de deuda externa, se paga el equivalente a una reconstrucción del terremoto de chile 30 mil millones dólares, cada tres años. La Argentina si no revisa esos temas estará condenada por décadas.

- El socialismo dijo que ustedes nunca plantearon ir a una interna real y abierta llevando más de un candidato a las PASO.

Pero si, pero si Pino lo planteó. Hermes Binner lo niega. Para ellos está prohibido tener internas listas colectoras, ellos no quisieron desde el socialismo.

- ¿Cómo analiza la figura de Binner, que actualmente está en alza?

-El socialismo tiene vínculos con las concepciones neoliberales, tal como la socialdemocracia de Felipe González en España, eso a no dudarlo. Una enorme ventaja que tiene el socialismo argentino es su honestidad. Como decía una amiga: los socialistas son especialmente eficientes en el ámbito municipal, ejercen una buena administración local, pero también tienen una mirada administrativa de lo social. Y Binner responde a esa mirada. Cualquiera que recorra Rosario podrá ver el Rosario blanco de los boulevares y el Rosario morocho de los barrios de la periferia. ¡Pero los socialistas eso es algo que no registran, están anclados en José Ingenieros! (se ríe). No lo veo a Binner con capacidad de respuesta a la necesidad de un proyecto social para la Argentina. Y de Norma Morandini… bueno, ella tampoco ha tenido buenas cosas: no quiso votar la ley de extracción de ADN, votó contra la estatización de AFJP, también tiene sus cosas criticables.

-¿Ustedes no van a apoyar al FAP hacia octubre?

-No, nosotros vamos a reconocer la libertad de conciencia y llamamos a votar por nuestros diputados nacionales. Reconocemos la libertad para que voten al presidente que elijan y nuestros diputados siguen en carrera en varios lugares.

-Usted insiste en que son una fuerza con miras a 2015 y aún a más largo plazo, pero Bonasso, Pino y usted son figuras que tiene varias décadas ya …

(interrumpe) -¿Vos me querés decir que somos personas mayores? Mirá, gran parte de los referentes de Proyecto Sur pertenecen al grupo A.P.D.G., que significa “A Pasos Del Geriátrico” (se ríe). Entonces nuestro desafío es hacer una síntesis entre la experiencia de estos grupos y la incorporación de jóvenes menores de 35 años, esta es la carrera contra el tiempo que estamos corriendo. Y ojo con subestimarnos, este resultado no dio pasó al derrotismo. Te aviso que acá no damos por terminada la pelea.

Pino Solanas

-Hay quienes señalan a Pino como un sujeto muy ególatra con el cual es difícil articular.

-Bueno, Pino no es un tipo especialmente modesto, pero no se crean eh, es más pinta que otra cosa. Yo soy casi como su hermana, lo conozco hace más de cuarenta años, pero hay mucha gente como él que tiene esa pinta de soberbio. Pero te puedo asegurar que es un tipo que podría estar en Venecia, Berlín o visitando Cannes con su mujer. Es una persona homenajeada en todos los festivales de cine y cultura audiovisual. Quiero decir que si está acá es porque es un tipo que tiene un compromiso muy serio y auténtico con la política argentina, sino ni estaría peleando este proyecto. Él estaba dispuesto a ceder, y poder llegar a algún tipo de acuerdo con Binner, pero fue una seguidilla de desaciertos, ingenuidades, fallas y engaños. Pretender disputar el poder nacional con una fuerza de tres años es una boludez. Es un proyecto que nosotros quizás no lleguemos a ver pero trazamos el camino.

- ¿Van a trabajar en colaboración con el interbloque de FAP en la Cámara de Diputados?

-No, pero igual se podrán trabajar algunos temas. Proyectos como políticas de estado que plantea nuestro bloque y luego avanzan en forma de acuerdos. Quizás no en temas como la reforma al Consejo de la Magistratura o en temas de energía pero sí en otros.

- ¿Apoyarán el proyecto de ley de identidad de genero?

-Claro, seguro. En esos temas vamos a estar ahí colaborando con los demás bloques, sin dudas. Justamente hoy hablé con Esteban Paulón, Presidente de la Federación LGTB , para suscribir a ese proyecto. Y ahí una cantidad de temas que se van a poder trabajar igual. También vamos a plantear este año la reconstrucción de Ferrocarriles e industria naval .

- ¿Cómo está la relación con Claudio Lozano?

-Y… con Claudio están tensas las cosas, él sabe que nos dio una zancadilla. En términos personales el trato está bien, pero también habrá que ver cómo se desarrolla esa alianza del FAP. Si el radicalismo, impulsado por Aguad, le pide a Alfonsín que se corra, de manera que la estructura partidaria apoye a Binner, y si eso se llega a extender al PJ a través de De Narváez, no sé cómo lo tomará Claudio, pero te digo que sería un sapo muy difícil de tragar.

POR admin


INFOSUR | Actualidad | Alcira Argumedo: "No damos por terminada la pelea"

Notas relacionadas

Disponible en librerías

Sumate

PINO SOLANAS EN TWITTER

PINO SOLANAS EN FACEBOOK

PINO SOLANAS EN INSTAGRAM

SUSCRIBITE A NUESTRO BOLETÍN

CANAL DE VIDEOS