SITIO OFICIAL

El decreto del Gobierno que esconde la necesidad de retener divisas

La norma 1722/11 obliga a las empresas exportadoras de petróleo y gas y minerales a liquidar el 100 por ciento de las divisas en el Banco Central. La medida da marcha atrás con un decreto que Kirchner firmó en 2004.

El gobierno emitió un decreto que obliga a las empresas exportadoras de petróleo y crudo a liquidar el 100 por ciento de las divisas en el Banco Central

El gobierno emitió un decreto que obliga a las empresas exportadoras de petróleo y crudo a liquidar el 100 por ciento de las divisas en el Banco Central

Por decreto el gobierno hizo lo que pudo hacer desde hace 8 años: que las exportadoras de petróleo entreguen, como todo el mundo, el ciento por ciento de las divisas que generan por el crudo, gas y derivados y no se guarden el 70% de ellas sin pasarlas por el banco central argentino. El nuevo Decreto 1722/11 incluye también las divisas por las exportaciones mineras.

Como este año nuestro país cayó con las naciones que no tienen autoabastecimiento de crudo y de energías, y como no se exporta nada de gas natural, casi nada de crudos, y poco de combustibles derivados de los hidrocarburos, la medida no tendrá mucho efecto en esta actividad. Sí la tendrá en el privilegiado mundo de las empresas extractoras y exportadoras de minerales.

Lo que se debieron hacer Duhalde, de la Rúa, los tres presidentes justicialistas y Kirchner y su señora recién se hace, no por haberse enemistado de los amigos intereses económicos de las petroleras y mineras, sino por la caída de las reservas del banco central y por el comienzo de un período fuerte fuga de capitales (igual que en 1995, reelección con más del 50% de los votos y reinicio de la huída de capitales).

En realidad, el decreto 1722 (promulgado el 26 de octubre de 2011) solo modifica parcialmente al Decreto 1589 (promulgado el 27 de diciembre de 1989). Le sigue dando a las petroleras de los beneficios de libre disposición de hidrocarburos y exenciones de pagos arancelarios de exportación e importación (Dec. 1055), la desregulación del mercado, concesiones sin limitaciones de yacimientos (Dec. 1212). Durante 21 años y 10 meses estuvo vigente el infamante decreto 1722, que no se puede imaginar que existiera en cualquier otro país del mundo. Solo existe en Argentina: la derogación decretal es parcial y entonces el decreto 1589 sigue en plena vigencia.

Con la nueve versión cinematográfica euronorteamericana de Los Tres Mosqueteros que se estrena el 27 de octubre, esos 21 años de infamia nos recuerda la novela Veinte Años Después (1845) de Alejandro Dumas. La nueva aventura de Dumas se da en una Francia cambiada a la de los cuatro mosqueteros: ya murieron Luis XIII reemplazado y Richelieu por Mazarino, pero lo que se busca es la caja de dinero y joyas en poder de este último. En estos 21 años argentinos muchas son las cajas escondidas en la memoria de vivos y muertos. Pero si se quiere pensar en los años del negociado petrolero en nuestro país (incluidos los tres decretos, la privatización y la constitución de 1994) se hace obligatorio ver Oro Negro de Pino Solanas

Siendo ahora muy disminuidas las exportaciones de crudo, combustibles y gas natural, ¿por qué el decreto? Es fácil saberlo: son copiosos los ingresos por la exportaciones mineras (toda la extracción es exportada porque la industria argentina no demanda nada de lo extraído en su propio subsuelo) y las reservas del Banco Central que exceden de los fondos necesarios para garantizar la emisión monetaria también se vienen reduciendo a porcentajes que la narración, el relato y el modelo no pueden recrearlas.

(*) Director del Instituto de Proyectos de Proyecto Sur (IPPS)

POR admin


INFOSUR | Actualidad | El decreto del Gobierno que esconde la necesidad de retener divisas

Notas relacionadas

Disponible en librerías

Sumate

PINO SOLANAS EN TWITTER

PINO SOLANAS EN FACEBOOK

PINO SOLANAS EN INSTAGRAM

SUSCRIBITE A NUESTRO BOLETÍN

CANAL DE VIDEOS