SITIO OFICIAL

El fracking del oficialismo

El referente de Proyecto Sur Concordia analiza la postura del oficialismo sobre el fracking.

German Margaritini, Proyecto Sur Concordia.

Se me refleja la imagen de la película “La Era del Hielo” cuando la ardilla intenta romper una avellana contra el hielo, resulta en una maniobra tan desacertada que termina generando una rajadura que se extiende por todo el planeta, el mismo personaje es quien corre intentando escapar a esa grieta que crece tras suyo; este parece ser el curso que impone el fracking dentro del mismo oficialismo. Ya veremos por qué.

El susto de todos los que habitamos el suelo entrerriano empieza a despertar, lentamente, pero el monstruo ya se despereza; el ocultamiento está llegando a su fin. El riesgo que implica la aplicación de la fractura hidráulica en Entre Ríos preocupa y motiva a todos los panza verde, sin distinciones de afectos políticos. El plan del gobierno viene quedando expuesto, es una obra, la que presentada como de buen arte, ya resulta del peor gusto. Peor aún, porque no tiene que ver con gustos sino más bien con negocios y ya todos sabemos que en cuestiones de administración pública los negocios deben ser para todos o no sirven. En las cuentas de estos “negocios” hay que anotar en la columna de las pertenencias de ésta y de las generaciones futuras al suelo, al agua, al aire y al alimento. Cuando estos “rubros” se ponen en jaque deja de ser convincente y conveniente.

Ya no se puede disimular que Urribarri viene pactando con el diablo disfrazado de criollo desde hace rato; ya no es tan desconocido que existen conversaciones con Galuccio desde antes de ser de YPF, cuando aún representaba (directamente) los intereses de la Schlumberger, la empresa que tiene el nefasto privilegio de ser la número uno del mundo en hacer fracking. Esa misma que de acuerdo a un vocero del gobierno “son los que marcan el mapa para que después vengan las empresas de capitales masivos a explorar”, tal como está publicado en una noticia oficial de diciembre de 2011. Va a ser difícil evitar que la fuerza de la memoria como una burbuja de aire en el agua salga a la superficie para recordarnos que este Galuccio proviene de la YPF de Estenssoro, el que fuera otrora liquidador de Menem. Va a ser inevitable que la gente, que ya está más entrenada en la detección de las truchadas gubernamentales, arme el currículo y diga que este supuesto ángel de la YPF seudonacionalizada-intervenida, suma en su haber los títulos de ayudador en la liquidación de la petrolera estatal argentina y fracturador de suelos contaminantes por todo el planeta. Va a ser muy fácil darse cuenta que el viaje que hicieron juntos, Urribarri y Galuccio, en setiembre de 2012 a EEUU al “Council of American”, al que el mismo gobernador dio por explicación que “es un ámbito de excelencia y una caja de resonancia para toda la política y el mundo empresarial de todo el continente”(http://www.eldiario.com.ar/diario/entre-rios/59426-urribarri-expondra-sobre-entre-rios-en-nueva-york.htm), a contramano del discurso oficialista de defensa de la unidad latinoamericana, para presentarse ante los poderosos del petróleo mundial con una propuesta publicada en inglés para que quede a la distancia de la comprensión del pueblo y como una muestra de sumisión ante los intereses de las grandes corporaciones, de espaldas a los intereses pregonados con nuestros socios y hermanos Brasil y Venezuela con sus respectivas empresas nacionales petroleras.

Por línea directa cualquiera puede imaginar las pretensiones finales para la cuenca hidrocarburífera Chacoparanaense, de la que nuestra provincia es parte, en la que solamente existe predominantemente gas en forma enquistada siendo la única manera de extraerlo por hidrofractura o fracking, atractiva a las grandes corporaciones por la facilidad para el acceso al agua, la que necesita en gran escala.
De nada servirán los artilugios verbales del Secretario de Energía Raúl Arroyo para evitar usar cualquier palabra que suene a fractura hidráulica, shale gas, fracking; porque poco a poco los ciudadanos de esta provincia, a los que estos tipos descalificaron, ignoraron o simplemente en su aspiración de seres del Olimpo, decidieron que había que poner en riesgo al agua, al suelo, al cielo y a los alimentos por unos mangos que ni siquiera serán para repartir entre los que habitamos y padeceremos las consecuencias, sino para provecho de las grandes compañías como Chevron, la que no casualmente vino a asociarse a la aún no del todo nuestra YPF, además de servir solamente a los intereses geopolíticos estratégicos extranjeros.

Lo más contradictorio es que tampoco podrán ocultarlo a sus propias filas de adeptos y menos podrán explicárselo. La fractura que ellos pretenden imponer será su propia fractura, el rompimiento les entrará por el lado menos pensado, por una razón muy simple, cuando se pone en juego la vida colectiva no hay aliado posible porque eso ya no es ser afín, es ser cómplice de un gran delito. Operará como una cuña en la hegemonía del pensamiento oficialista, por el simple instinto de conservación de la especie, determinando una cascada de pensamientos hacia otras cuestiones de la política hasta ahora olvidada, ignorada o traicionada desde este sector.

La actitud complaciente y servil de los legisladores provinciales no la podrán disimular, quienes sincrónica y obedientemente levantan la mano o la ocultan de acuerdo a lo que le dicten desde el ejecutivo. Así votaron la reforma del Fondo Energético Provincial en junio de 2012 que ahora permite financiar obras de exploración y explotación de hidrocarburos en la provincia y pasó a la órbita de la Secretaría de Energía para su administración (Raúl Arroyo). Con el mismo empeño nunca trataron el proyecto de ley de la diputada María Emma Bargagna para la prohibición de fracking en Entre Ríos, el que duerme bien arropado de polvo en algún escritorio a la espera de su tratamiento en comisión. Actitudes que confrontan con los dichos del Secretario de Energía cuando sostiene que no se pondrá en riesgo el ambiente y que se respetarán todas las normativas de protección que se encuentran garantizadas por nuestra constitución, porque si así fuera verdaderamente resulta incomprensible que no se prohíba el fracking. Tanto la acción como la omisión desde el oficialismo dan razón a nuestro “loco” pensamiento.

La difusión sobre este tema tan crítico es muy lenta. La esclavitud de los medios colonizados por la propaganda oficial impide que se haga con la misma vertiginosidad con la que el gobierno lo presenta como una apuesta al progreso. Sin embargo el boca a boca y la ayuda de las redes sociales ha resultado lo suficientemente efectiva para demostrar con la rapidez y energía que la sociedad reacciona. Queda patente en las asambleas que han aparecido en toda la región, reuniones espontáneas de personas de diferentes ámbitos para asesorarse y propalar, las declaraciones de asociaciones intermedias, en fin, queda claro que los reflejos de esta sociedad están llenos de vigor.

Al final del recurso de amparo en el que me presenté junto a otros compañeros ante la justicia de Concordia contra YPF para frenar el advenimiento del fracking dice formalmente “Será Justicia”, ¿saben qué?, la justicia no vendrá por el lado del Poder Judicial solamente, a la justicia hay que elaborarla como a una gran obra colectiva, por lo tanto la justicia vendrá de la mano de la voluntad popular.

POR admin


INFOSUR | Opinion | El fracking del oficialismo

Notas relacionadas

Disponible en librerías

Sumate

PINO SOLANAS EN TWITTER

PINO SOLANAS EN FACEBOOK

PINO SOLANAS EN INSTAGRAM

SUSCRIBITE A NUESTRO BOLETÍN

CANAL DE VIDEOS