SITIO OFICIAL

Encuentros y desencuentros

Reflexiones de la diputada nacional de Proyecto Sur acerca de las duras críticas de Claudio Lozano ante la conformación de un frente electoral en la Ciudad de Buenos Aires.

alciraargumedo

Las duras críticas de Claudio Lozano ante la conformación de un frente electoral en la Ciudad de Buenos Aires, donde participa Proyecto Sur junto a la Coalición Cívica, el Partido Socialista Auténtico, el Gen, el Partido Socialista y el grupo El Acento, me llevan a formular algunas reflexiones acerca de los encuentros y desencuentros políticos que hemos tenido con él en el transcurso de los últimos veinte años.

En el primer encuentro, a pedido de Germán Abdala, participamos juntos en la redacción del documento fundacional de la CTA -a mí te tocó abordar el escenario internacional- para esas primeras reuniones del año 1991. Por entonces, el atentado contra Pino Solanas a causa de sus denuncias contra la corrupción del presidente Menem, nos llevaron comprometernos más activamente en la política electoral y se crea el Frente del Sur, que en 1993 integra el Frente Grande en alianza con el grupo de Chacho Álvarez para las elecciones legislativas. Pero la dolorosa muerte de Germán en esos mismos meses, iba a cambiar los rumbos. El inesperado éxito alcanzado en las  elecciones de 1993, que crece aún más ante el Pacto de Olivos en la elección de constituyentes de marzo de 1994, prometía la consolidación de un espacio político en oposición al neoliberalismo salvaje que impulsaba el gobierno. En esos mismos años, la CTA concitaba el entusiasmo de amplios sectores y promovía un rico debate acerca de un proyecto alternativo al modelo menemista neoliberal, además de su presencia en las calles con la multitudinaria Marcha Federal en julio de 1994

Como integrante de la Mesa Programática, nuestra posición fue que el proyecto del Frente Grande debía tener como base el que venía elaborando la CTA, coordinado por Claudio Lozano. Lamentablemente, al mismo tiempo habían comenzado las presiones del establishment sobre Chacho Álvarez -como él mismo informara- dando lugar a su corrimiento ideológico hacia el posibilismo y el único camino, que culminará años más tarde con el nombramiento de Domingo Cavallo en el gobierno de De la Rúa. Tales presiones se volcaron a su vez sobre los sectores del Frente Grande dispuestos a defender el proyecto alternativo: en ese contexto, los únicos que podían frenar el avance del posibilismo eran los representantes de la CTA y en especial de CETERA, que tenían la mayor fuerza relativa frente a los respectivos grupos de Chacho Álvarez y Pino Solanas. Allí se produjo un primer distanciamiento con las posiciones de Claudio y De Gennaro: para nuestra sorpresa, fue la representante de CETERA en la Mesa Programática, quien fundamentó que el proyecto de la CTA no podía ser el del Frente Grande, porque íbamos “a llegar al gobierno y no al poder”. Poco tiempo después, nuestro grupo fue derrotado y desplazado -la acción del inefable Miguel Ángel Broda no fue secundaria al respecto- y, luego de eliminarnos como obstáculo con la anuencia de los representantes de CETERA, se inicia la decidida carrera del chachismo que culmina en la Alianza entre la UCR y el FREPASO. Ese sería el primer desencuentro.

Ante la crisis del gobierno de la Alianza en el 2001-como parte de la crisis del neoliberalismo y el único camino- cuando el Frente Nacional contra la Pobreza-FRENAPO organiza un plebiscito para los días 14 y 15 de diciembre nos negamos a participar, porque en la propuesta no se contemplaba la necesidad de salir de la Convertibilidad planteando una opción que no fuera de derecha, ni se mencionaba una crítica al tratamiento de la deuda externa y tampoco se cuestionaban las privatizaciones, que eran la causa fundamental del incremento de la pobreza: en síntesis, el corazón del modelo neoliberal quedaba incólume. No era ese el proyecto que se había debatido largamente en la CTA de los primeros tiempos; tampoco esa vez coincidimos con Lozano y De Gennaro.

Recién en 2007 la posibilidad de unir su grupo Buenos Aires para Todos con el naciente Proyecto Sur ante las elecciones generales, volvió a reunirnos después de más de diez años. No obstante, en la provincia de Buenos Aires, Víctor De Gennaro retiró todos sus candidatos de las listas pocos días antes de la inscripción, lo cual impidió presentarnos en ese distrito; pero Lozano pudo renovar su mandato en la Ciudad de Buenos Aires. Vale recordar que nuevamente en el 2009, mientras Claudio continuaba en la alianza con Proyecto Sur, confiamos en Víctor De Gennaro el armado en la provincia de Buenos Aires: poco antes de la inscripción de las listas, esa vez nos dijo algo así como “que la inocencia les valga” y decidió aliarse con Sabbatella de Nuevo Encuentro. Inmediatamente después rompió con Sabbatella. Así, cuando en esas elecciones ingresamos como diputados nacionales Pino Solanas, Jorge Cardelli y yo, el grupo de Lozano y De Gennaro integraría el bloque Proyecto Sur: durante un año y medio de reencuentro, coincidimos en la casi totalidad de las posiciones; pero duró poco tiempo. A comienzos del 2011 los caminos se bifurcaron una vez más: seguramente con el conocimiento y la aprobación de Claudio, Víctor De Gennaro -quien había ingresado al Movimiento Proyecto Sur tres meses antes- comienza tratativas con Hermes Binner en nombre de Proyecto Sur, pero a espaldas de Proyecto Sur. Las tratativas culminan con la propuesta que nos hacen para integrarnos al FAP, en términos que eran inaceptables: la jugada fue exitosa, porque todo indicaba que habíamos quedado destruidos luego de los resultados de las primarias presidenciales y legislativas. Fue entonces cuando hice declaraciones a un medio de prensa que tuvieron cierta difusión: “más boludos no pudimos ser”: recibí la medalla de oro en el programa Código Político por la sinceridad. De hecho, tales declaraciones hacían referencia a una conclusión a la que había llegado acerca de las relaciones con Claudio y De Gennaro a lo largo de veinte años: nunca no nos traicionaron. Tampoco fuimos los únicos traicionados: en 2003 Lozano fue electo diputado en una alianza con Aníbal Ibarra y la rompió; en 2007 en otra con Proyecto Sur y la rompió; en 2009 De Gennaro hizo una alianza con Sabbatella y la rompió; en 2011 Lozano entró en alianza con el FAP: ahora la rompió.

A nosotros nos salvó la coherencia mantenida a lo largo de años, lo cual puede corroborase en los proyectos que hemos presentado en la Cámara de Diputados, así como en los discursos, escritos, películas y documentos de nuestros principales referentes en las últimas décadas. Durante el 2012 comenzaron a estallar gran parte de los problemas que veníamos denunciando: la situación de los ferrocarriles, la minería a cielo abierto, el tratamiento de la deuda o el tema energético; y aquí estamos. Lo cual demuestra que los errores de sectarismo y oportunismo cometidos en el 2011, intentando aniquilar a Proyecto Sur -además de culparnos por no haberse hecho el acuerdo que el propio Solanas había impulsado, como ahora intenta hacerlo nuevamente Lozano- hoy los están pagando quienes no jugaron limpio. A pesar de todo -porque nos sentimos cercanos a muchos dirigentes y compañeros de la CTA- una vez más hicimos intentos por conformar con Unidad Popular un amplio frente electoral para las próximas elecciones: pero los intentos fueron un fracaso. No es cierto que el fracaso se debió a que “Solanas rompe y destruye una vez más esa posibilidad”, como afirma Lozano, en una reedición del mismo verso del 2011: la razón fue que por parte de ellos se reiteraron las conocidas mañas, que una y otra vez culminaron en traiciones.

En ese marco, la decisión de Elisa Carrió y la Coalición Cívica-ARI de apoyar la candidatura a Senador de Pino Solanas, abrió un nuevo escenario a partir de la común vocación de afrontar una lucha contra la corrupción y contra la propuesta oficialista de “democratizar la Justicia”, que busca garantizar la impunidad. Con esta perspectiva, se presentaron cuatro proyectos de ley sobre el problema judicial, además de la posibilidad de construir un frente electoral amplio, como opción ante el macrismo y el kirchnerismo en la Ciudad de Buenos Aires. Antes de evaluar dicha posibilidad, como efectivamente lo hiciera Proyecto Sur con el Partido Socialista Auténtico, el grupo El Acento, el Gen y el Partido Socialista de la CABA, estableciendo las bases de un frente, Claudio Lozano inició una política de ataque con chicanas y descalificaciones difundidas por los medios y más recientemente por la Agencia TELAM -incluyendo además a sus compañeros del FAP- que no nos parece digno de un cuadro con su experiencia política, aunque tampoco debiera sorprendernos.

Es cierto que con Elisa Carrió y la CC tenemos diferencias en varios aspectos de la problemática nacional y, en especial, con respecto a la política hacia América Latina y la Revolución Bolivariana: diferencias que, por lo demás, también se han manifestado en las declaraciones del principal referente del FAP. Sin embargo, aparte de lo relativo a la lucha contra el flagelo de la corrupción que corroe a la sociedad argentina -donde los méritos de la CC-ARI son incuestionables desde hace veinte años, como se demuestra en estos días- en la construcción de un espacio político común, se han ido ampliando los marcos de coincidencias. El frente que hemos acordado hasta ahora en la Ciudad de Buenos Aires, pretende construir un tercer espacio político, capaz de disputar con el PRO y el FpV, en base a una propuesta alternativa que estamos evaluando en conjunto, mediante la realización de Foros sobre diversos temas. Con estos fundamentos, más allá de las tensiones y turbulencias creadas por el acuerdo con la CC-ARI para las elecciones de la Ciudad de Buenos Aires, estamos dispuestos a reiniciar tratativas con todas las organizaciones políticas o sociales, en forma respetuosa y sin chicanas, a fin de consolidar ese tercer espacio de unidad para dar una batalla contra los pactos espurios PRO-K, en la construcción de un proyecto superador de la actual coyuntura argentina.

POR admin


INFOSUR | Opinion | Encuentros y desencuentros

Notas relacionadas

Disponible en librerías

Sumate

PINO SOLANAS EN TWITTER

PINO SOLANAS EN FACEBOOK

PINO SOLANAS EN INSTAGRAM

SUSCRIBITE A NUESTRO BOLETÍN

CANAL DE VIDEOS