SITIO OFICIAL

¡Ni un muerto más!

Un gendarme atropelló a aborígenes Qom: mueren una mujer y su beba.

Ricardo Coyipé y Celestina Jara, en una foto tomada en noviembre pasado.

Ricardo Coyipé y Celestina Jara, en una foto tomada en noviembre pasado.

Como militantes políticos, como mujeres y hombres que soñamos y nos esforzamos por construir un mundo más de todos y menos de unos pocos, más de alegría y dignidad y menos de dolor y precariedad, más de vida y menos de muerte, nos encontramos con momentos que nos empujan a profundizar nuestro compromiso, que nos llenan de un profundo dolor que nos empuja a duplicar nuestro trabajo, a multiplicar nuestro esfuerzo.

Hoy, lamentablemente, nos encontramos ante uno de esos duros momentos. El domingo último en Misión Tacaagle, Formosa, un gendarme de apellido Cardozo embistió la moto en que se trasladaban Ricardo Coyipé, su señora Celestina Jara, y la nieta de ambos Lila Coyipé, de apenas 10 meses.

Celestina murió ese mismo día, y la beba falleció el lunes, día en que conmemoramos una democracia que todavía no alcanza para que las mayorías tomemos en nuestras manos la construcción de nuestra historia, porque todavía los intereses de unos pocos se imponen y nos despojan de nuestra dignidad, nuestro territorio y hasta de nuestras vidas.

Exigimos justicia para Lila y Celestina, que se paren de una vez y para siempre los hostigamientos sobre nuestros Pueblos Originarios, y que se respeten sus derechos preexistentes ¡Ni un muerto más! ¡Ni un paso atrás!

Cerramos esta nota de dolor comprometido con palabras Qom, cargadas de la profunda sabiduría de la tierra.

El día domingo, en comunicación telefónica con el Qarayé, Félix Díaz contaba: “Esto fue un acto totalmente intencional, fue intento de homicidio porque Cardozo, después de atropellarlos, se bajó del auto y en vez de auxiliarlos lo pateó al hermano, siento mucho dolor porque nos tratan de esta forma, mucha impotencia, mucha injusticia, porque en vez de ser escuchados nos tratan de esta manera, tratan de matarnos y nos discriminan. En el reclamo territorial hay muchos intereses creados entonces nos presionan de esta manera, hasta matándonos, para que abandonemos la lucha, pero nunca dejaremos esta lucha porque la sangre que se derrama es muy valiosa y ya nunca se podrá retroceder. Porque la vida no tiene precio, porque es igual que la tierra y la tierra es la vida misma para nosotros”. (1)

1. Fuente: ANRED http://www.anred.org/spip.php?article5640

POR admin


INFOSUR | Derechos humanos | ¡Ni un muerto más!

Notas relacionadas

Disponible en librerías

Sumate

PINO SOLANAS EN TWITTER

PINO SOLANAS EN FACEBOOK

PINO SOLANAS EN INSTAGRAM

SUSCRIBITE A NUESTRO BOLETÍN

CANAL DE VIDEOS