SITIO OFICIAL

Que el sueño de Vaca Muerta no sea pesadilla

Félix Herrero analiza la situación actual del yacimiento de Vaca Muerta.

Que el sueño de Vaca Muerta no sea pesadilla

La historia relaciona a nuestro país con la ciudad de Monterrey, que fuera durante muchos años la capital de California. Nuestros marinos Hipólito Bouchard y Tomás Espora plantaron la bandera argentina durante tres días cuando en 1817 tomaron el fuerte de Monterey. Luego continuaron en la nave La Argentina la campaña destinada a devastar el comercio español y rescatar las naves patrias que la armada hispana había capturado.

Desde ese año al presente ocurrieron muchas cosas, entre ellas el descubrimiento mundial del petróleo convencional en Pennsilvania y el hallazgo por la naciente YPF de ese petróleo en nuestra provincia del Neuquén, el 29 de octubre de 1918.

California también se relacionó en 1955 con nuestro país cuando intentó la firma del llamado “Contrato de la California” con la Chevron de entonces. Pero en el gobierno de Bush-Cheney (2001-2009) Estados Unidos optó por solucionar su pérdida de autoabastecimiento petrolero (desde 1973) con la práctica del fracking, proveyendo subsidios y agua.

Nosotros los seguimos en años recientes, poniendo en Vaca Muerta todas las esperanzas, como si fuera El Dorado de nuestros nuevos tiempos, para recobrar, así nos dicen, la autoprovisión quebrada entre 2008 y 2011.

Hasta ahora, en verdad, el fracking sólo se practica con intensidad en Estados Unidos y Canadá, y muchos creen que nuestro bendito país se incorporará en el tercer lugar de la lista.

No somos pocos los que venimos señalando el peligro de manejarse con recursos pero sin reservas.

Mientras el Gobierno, en uno de sus más grandes errores con graves consecuencias, rebaja el nivel moral por las necesidades petroleras, contrata en forma secreta con Chevron Co., con sede en Mountain View, también en California, un contrato donde se hace secretismo que se lo justifica como confidencialidad, que alcanza estrictamente a datos sísmicos, los análisis de testigos del subsuelo, el comportamiento de los pozos y la información comercial.

Se ocultan materias que inciden en los derechos individuales de las personas y los intereses comunes de muchas poblaciones y de la Nación.

Se trata de que no nos pase como en la formación shale de Monterrey. Esta formación tenía estimada hasta hace pocos días una participación de las dos terceras partes del petrogás no convencional estadounidense. Pero nuevamente aparece el repetido error de dar a conocer recursos sin atender a la realidad verdadera de las reservas. Si no hay reservas hay generosas expectativas, pero poco de la única realidad.

La Agencia de Información Energética de Estados Unidos (EIA), dependiente del ministerio de Energía (DOE), acaba de adelantar la noticia de que la Formación de Esquisto de Monterrey tiene en realidad sólo un 4% del petróleo de las estimaciones realizadas en 2011 por la consultora privada Intek. En resumen, del total de los recursos calculados hace apenas cuatro años se “esfuma” un 96% que queda en los sueños de quienes vieron a esta formación como la mayor de los Estados Unidos. Un 96% fueron recursos que no llegaron a convertirse en reservas.

Así California de nuevo se llenó de sueños dorados que ya los tuvo con la fiebre del oro de 1848. Los cálculos ahora revisados de Monterrey nos dicen que el esquisto de California no tiene 5 veces las reservas petroleras argentinas, sino que apenas se reduce a una cuarta parte de ellas.

No deseamos que el fracaso de la Formación de Monterrey se repita en la Formación de Vaca Muerta, pero si el Gobierno sigue haciendo de la formación neuquina un campo de propaganda y las empresas que se acercan solamente buscan subsidios y agua gratis, no es esperable que Vaca Muerta alcance los éxitos petroleros que nos dicen se lograrán, ni servirá como propaganda política que nos distraiga de los grandes temas que estamos sufriendo.

Fue Louis Sahagun, periodista de Los Angeles Times, quien en la edición del 21 de mayo pasado escribió el artículo “Funcionarios de Estados Unidos rebajan la estimación de petróleo recuperable de Monterrey en un 96%”, anunciando el recorte, a partir del cual algunos analistas afirman que el sueño del autoabastecimiento petrolero de Estados Unidos acaba de deshacerse … y que esta situación llevará a cambiar las políticas internacionales de Europa occidental y de la Unión Europea Euroasiática.

POR Prensa


INFOSUR | Opinion | Que el sueño de Vaca Muerta no sea pesadilla

Notas relacionadas

Disponible en librerías

Afiliate

PROYECTO SUR EN TWITTER

PROYECTO SUR EN FACEBOOK

SUSCRIBITE A NUESTRO BOLETÍN

CANAL DE VIDEOS