SITIO OFICIAL

El 17 de octubre y las veinte verdades peronistas

Un gobierno que no cumple con las veinte verdades peronistas no es peronista.

17infosur

''No hay nuevos rótulos que califiquen nuestra doctrina y nuestra ideología; somos lo que las 20 verdades peronistas dicen. No es gritando la vida por Perón como se hace patria, si no defendiendo el credo por el cual luchamos''. Juan Domingo Perón.

UN GOBIERNO QUE INCUMPLE CON “LAS VEINTE VERDADES PERONISTAS” NO ES PERONISTA

1. LA VERDADERA DEMOCRACIA ES AQUELLA DONDE EL GOBIERNO HACE LO QUE EL PUEBLO QUIERE Y DEFIENDE UN SOLO INTERÉS: EL PUEBLO.
Concentración de la riqueza y desigualdad social. Quince millones de pobres y un millón quinientos mil desempleados. El Estado ausente en una salud pública de calidad para los argentinos desocupados y sub-ocupados. Los servicios de salud existentes, en los trabajadores descansan en las obras sociales gremiales y para las clases medias y medias altas en la medicina prepaga. Baja calidad en la educación pública y alta deserción escolar. Carencia de planes de viviendas a los que puedan acceder los trabajadores y los jóvenes matrimonios. Falta de empleo, trabajo en negro y una justicia inaccesible, lenta, sin sanción ni reinserción. ¿Dónde está la defensa del interés del pueblo?

2. EL PERONISMO ES ESENCIALMENTE POPULAR. TODO CÍRCULO POLÍTICO ES ANTIPOPULAR Y POR LO TANTO, NO ES PERONISTA.
La falta de diálogo y discusión política del gobierno con todos los sectores populares argentinos, genera un círculo político dominante que desconoce la voluntad de vivir en armonía y darle mayor bienestar a los sectores más débiles de la sociedad.
El monopolio del poder y la falta de división de los poderes, no garantiza los derechos y la voluntad del pueblo.

3. EL PERONISMO TRABAJA PARA EL MOVIMIENTO. EL QUE EN SU NOMBRE SIRVE A UN CÍRCULO, O A UN CAUDILLO, LO ES SOLO DE NOMBRE.
El gobierno se ha asegurado de vaciar de contenido al Partido Nacional Justicialista y ha generado distintas fracciones neo-peronistas, que usando el nombre de Perón y Evita, promueven distintos proyectos alejados de la doctrina nacional justicialista de Perón.

4. NO EXISTE PARA EL PERONISMO MÁS QUE UNA SOLA CLASE DE HOMBRES: LOS QUE TRABAJAN.
Es una verdad de imposible aplicación con la alta cantidad de pobres e indigentes; desocupados, trabajadores en negro y sub-ocupados, y con la aplicación del impuesto a las ganancias a los trabajadores e impuestos al consumo a los que menos tienen. Todo ello facilitado con la falta de unidad de quienes representan a los trabajadores.

5. EN LA NUEVA ARGENTINA EL TRABAJO ES UN DERECHO QUE CREA LA DIGNIDAD DEL HOMBRE Y ES UN DEBER, PORQUE ES JUSTO QUE CADA UNO PRODUZCA POR LO MENOS LO QUE CONSUME.
Los subsidios pueden ser herramientas transitorias de corto plazo para satisfacer las necesidades básicas de alimentación e indumentaria, pero de ninguna manera reemplaza al trabajo, que es el que asegura la dignidad del hombre de sostener la familia y garantizarle la autonomía de la decisión.

6. PARA UN ARGENTINO DE BIEN, NO PUEDE HABER NADA MEJOR QUE OTRO ARGENTINO.
Los argentinos están absolutamente divididos por razones políticas, cuyo debate legítimo de ideas y reivindicaciones, de ninguna manera, puede atravesar el nivel de enfrentamiento y violencia que se expresa en todos los sectores de la sociedad.

7. NINGÚN PERONISTA DEBE SENTIRSE MÁS DE LO QUE ES, NI MENOS DE LO QUE DEBE SER. CUANDO UN PERONISMO COMIENZA A SENTIRSE MÁS DE LO QUE ES, EMPIEZA A CONVERTIRSE EN OLIGARCA.
Con las excepciones que es justo dejar salvo, quienes representan al pueblo y los designados para ocupar los altos cargos nacionales, provinciales y municipales se alejan de sus representados y no resuelven los problemas básicos que los aquejan.

8. EN LA ACCIÓN POLÍTICA LA ESCALA DE VALORES DE TODO PERONISTA ES LA SIGUIENTE: PRIMERO LA PATRIA, DESPUES EL MOVIMIENTO Y LUEGO LOS HOMBRES.
El personalismo imperante; el vaciamiento del partido y la diversidad de facciones que dicen representar al peronismo; las cuestiones relativas a la pérdida de soberanía territorial y marítima; el endeudamiento; la fijación de tribunales extraños y la falta de acuerdo en la fijación de políticas de Estado, demuestran claramente el incumplimiento de esta verdad peronista.

9. LA POLÍTICA NO ES PARA NOSOTROS UN FIN, SINO SOLO EL MEDIO PARA EL BIEN DE LA PATRIA, QUE ES LA FELICIDAD DE SUS HIJOS Y LA GRANDEZA NACIONAL.
Mientras haya funcionarios que se enriquecen en la función pública; funcionarios corruptos que no son sancionados severamente por la apropiación de los bienes públicos y los que tienen privilegios respecto a quienes deben prestarle sus servicios, no habrá de cumplirse con esta verdad.

10. LOS DOS BRAZOS DEL PERONISMO SON LA JUSTICIA SOCIAL Y LA AYUDA SOCIAL. CON ELLOS DAMOS AL PUEBLO UN ABRAZO DE JUSTICIA Y DE AMOR.
No hay justicia social sin justicia, y en la Argentina de hoy es difícil el acceso a la justicia; es lenta, y no hay seguimiento de las sentencias. No hay justicia social cuando a los trabajadores mayores no se los compensa con jubilaciones dignas; cuando existen pobres e indigentes; desocupados y trabajadores no registrados; una pobre calidad educativa y sanitaria; más de dos millones de argentinos sin vivienda, y sólo en la ciudad de Buenos Aires viven 175.000 personas en villas miserias.

11. EL PERONISMO ANHELA LA UNIDAD NACIONAL Y NO LA LUCHA. DESEA HÉROES PERO NO MÁRTIRES.
La unidad nacional no puede lograrse cuando los hombres que se dicen peronistas están enfrentados y cuando desde el poder se divide a los argentinos, y el Partido Peronista es incapaz de unificar la conducción del movimiento.

12. EN LA NUEVA ARGENTINA LOS ÚNICOS PRIVILEGIADOS SON LOS NIÑOS.
En la Argentina se mueren por día 8 niños menores de cinco años por enfermedades vinculadas a la desnutrición3, unos 22.000 esperan ser adoptados4 y numerosos niños trabajan y otros tantos no finalizan la educación primaria. Unos 5 millones de niños y adolescentes son pobres (38,8%) y unos 800.000 indigentes (9%) en la Argentina5. Aún con el logro de la asignación universal por hijo, en la Argentina no hay privilegio para los niños, sino abandono.

13. UN GOBIERNO SIN DOCTRINA ES UN CUERPO SIN ALMA. POR ESO EL PERONISMO TIENE SU PROPIA DOCTRINA POLÍTICA, ECONÓMICA Y SOCIAL: EL JUSTICIALISMO.
Una Argentina que no es socialmente justa, económicamente libre y políticamente soberana no cumple con la doctrina justicialista.

14. EL JUSTICIALISMO ES UNA NUEVA FILOSOFÍA DE VIDA SIMPLE, PRÁCTICA, POPULAR, PROFUNDAMENTE CRISTIANA Y PROFUNDAMENTE POPULAR.
Son la mayoría de los peronistas los que viven de esta forma sencilla y solidaria, no así muchos de sus dirigentes.

15. COMO DOCTRINA POLÍTICA. EL JUSTICIALISMO REALIZA EL EQUILIBRIO DEL DERECHO DEL INDIVIDUO CON LA COMUNIDAD.
Millones de argentinos subsidiados y 1.500.000 desocupados6. Novecientos mil jóvenes de 16 a 24 años que no trabajan ni estudian7. La Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), en su versión 2012, dejó al país en el puesto 59 sobre 65 países evaluados en el Programa de Evaluación Internacional de Estudiantes (PISA) que analiza el rendimiento de los alumnos de 15 años en las asignaturas matemática, comprensión de lectura, y ciencia. Miles de niños trabajan y miles de ancianos contribuyen al sostén de sus descendientes o dependen del aporte de éstos. Los pueblos originarios marginados (Artículo 75 inciso 17 de la Constitución Nacional). La concentración de la riqueza en manos de unos pocos. ¿Cuál es el equilibrio que el gobierno ha provisto al individuo con la comunidad?

16. COMO DOCTRINA ECONÓMICA, EL JUSTICIALISMO REALIZA LA ECONOMÍA SOCIAL, PONIENDO EL CAPITAL AL SERVICIO DE LA ECONOMÍA Y ÉSTA AL SERVICIO DEL BIENESTAR SOCIAL. La Argentina (la riqueza del trabajo del pueblo argentino) pagó desde la dictadura a la fecha casi 400 mil millones de dólares de servicios de deuda externa, y aún debe unos 240 mil millones de dólares, además de haber perdido nuestras reservas y empresas públicas y estar en situación default. Esta deuda externa surge de gobiernos que tomaron crédito para financiar el déficit del Estado en lugar de hacerlo para promover el desarrollo de la infraestructura económico-social de la nación. Funcionarios de la dictadura; menemistas y kirchneristas (que fueron importantes funcionarios menemistas) no auditaron la deuda externa que fue judicialmente considerada ilegítima, ilegal y fraudulenta8. Los pagos de la deuda externa dejaron sin vivienda a millones de argentinos; sin créditos para las PYME; sin el 82% móvil para los jubilados; sin transportes terrestres ni marítimos; sin rutas; sin cloacas y agua potable para millones de argentinos9, etc. etc. ¿Dónde está la economía al servicio del bienestar social del pueblo argentino?

17. COMO DOCTRINA SOCIAL, EL JUSTICIALISMO REALIZA LA JUSTICIA SOCIAL, QUE DA A CADA PERSONA SU DERECHO EN FUNCIÓN SOCIAL.
El empleo da trabajo; el trabajo sustento y dignidad al hombre y bienestar a la familia. El subsidio permanente no es trabajo, y sin trabajo no hay justicia social. La excepción en esta materia ha sido el reconocimiento de derechos individuales, como la igualdad de género, el matrimonio igualitario, las leyes sociales de los trabajadores domésticos y el reconocimiento de servicios laborales no declarados y la consecuente jubilación de trabajadores mayores.

18. QUEREMOS UNA ARGENTINA SOCIALMENTE JUSTA, ECONÓMICAMENTE LIBRE Y POLÍTICAMENTE SOBERANA.
Ya hemos visto, no atendemos a nuestros niños, ancianos y a la población más vulnerable. Debemos unos 240 mil millones de dólares. Los gobiernos peronistas de Menen, Kirchner y Fernández de Kirchner resignaron nuestras inmunidades soberanas y prorrogaron jurisdicción en los tribunales de Estados Unidos, el Reino Unido y Francia nuestros contratos y acuerdos. Adherimos, por otra parte al Centro Internacional de Arreglo de Diferencias relativas a Inversiones (CIADI), mientras que otros países como Brasil, la India y México, por ejemplo, jamás entraron en esta Institución con sede en Washington, cuyos fallos son de aplicación obligatoria e inapelable.

El arreglo del Club de París sin análisis de la deuda y sin participación del Congreso. La falta de control gubernamental del cumplimiento del contrato de explotación de Repsol y su posterior expropiación y resarcimiento económico a pesar del declamado daño ambiental y la adjudicación mediante un contrato secreto de áreas de explotación petrolera a Chevrón. Todo explicado como desendeudamiento y nacionalización.

No tenemos control de nuestro espacio aéreo ni del Atlántico Sur Occidental y Océano Antártico. Aceptamos la expoliación de nuestros recursos naturales (petróleo, pesca, minerales, agrícolas, etc.) que las empresas extranjeras sacan del país sin valor agregado alguno. Se autoriza una estación espacial China bajo soberanía china, con empleados chinos en territorio argentino.

Nuestras empresas dependen mayoritariamente de las importaciones y la Argentina es un país soja dependiente, con los riesgos económicos y ambientales que ello significa. Las empresas y trabajadores argentinos producen alimentos para 120 millones de personas, y a pesar de ello hay argentinos que sufren hambre o su salario no les alcanza para cubrir las necesidades nutricionales adecuadas.

¿Dónde está la Argentina socialmente justa, económicamente libre y políticamente soberana?

19. CONSTITUIMOS UN GOBIERNO CENTRALIZADO, UN ESTADO ORGANIZADO Y UN PUEBLO LIBRE.
La organización del Estado es deficiente y no se establecen políticas de Estado consensuadas ni un plan nacional de desarrollo que ponga el eje en la felicidad, el trabajo, la salud y la educación del pueblo.

El compromiso constitucional de establecer una nueva ley de coparticipación federal de impuestos y lograr la aprobación del Congreso nacional y de las provincias de un nuevo régimen antes del fines de 199610 se encuentra incumplido. El sistema de retenciones a las exportaciones quita recursos a los pueblos productores e impide el desarrollo regional y el asentamiento poblacional en el interior del país.

No se ha erradicado la corrupción del contrato público y no se penaliza a los funcionarios corruptos. La función pública es una vocación y un servicio, que contrasta con el enriquecimiento durante la función pública. El acceso al empleo público debiera ser para los más preparados, lo que no condice con el ingreso masivo de militantes al Estado.

20. EN ESTA TIERRA LO MEJOR QUE TENEMOS ES EL PUEBLO.
Nada más cierto. Y al pueblo soberano hay que asegurarle el trabajo, la educación, la salud y la vivienda. Cuestiones todas prioritarias que los gobiernos siguen sin asegurar a su pueblo.
Gral. Juan Domingo Perón. 17 de octubre de 1950.

POR Prensa


INFOSUR | Campaña electoral | El 17 de octubre y las veinte verdades peronistas

Notas relacionadas

Disponible en librerías

Afiliate

PROYECTO SUR EN TWITTER

PROYECTO SUR EN FACEBOOK

SUSCRIBITE A NUESTRO BOLETÍN

CANAL DE VIDEOS