SITIO OFICIAL

El tren claramente no es una política de Estado para Macri

La única recuperación ferroviaria que le interesa es la que beneficia a las empresas multinacionales. El ferrocarril no es un negocio, cumple una función social para el país.

A pocas horas de finalizar las PASO, Mauricio Macri firmó el decreto 652 otorgándole al Ministro de Transporte Guillermo Dietrich la potestad absoluta de cerrar ramales y levantar vías. Todo esto, mientras Argentina importa rieles, vías y durmientes de China destinadas a la sospechosa renovación de los tramos ferroviarios que intervienen en el transporte de cereales y minerales. Otra vez más, Macri le sirve en bandeja el negocio a las multinacionales.

Como todo decreto de Macri, es inapelable y no hace mención alguna a una posible recuperación de la industria ferroviaria nacional. No hay un criterio lógico para esta decisión que lo único que hace es agilizar el entierro definitivo de la reactivación ferroviaria.

El letal “ramal que para, ramal que cierra” de Carlos Menem condenó laboralmente a 80 mil trabajadores y produjo la desaparición de más de 800 pueblos de nuestro país. Con este decreto, Cambiemos se subordina al plan maestro de las empresas extranjeras. Es un decreto absolutamente peligroso porque detrás está la idea de terminar definitivamente con la posibilidad de reconstruir los ferrocarriles.

“El levantamiento de las vías e instalaciones para avanzar en procesos de urbanización”, dice el decreto. Las verdaderas intenciones de Macri son vender los terrenos ferroviarios al mejor postor. ¿Es necesario mencionar los negociados inmobiliarios del macrismo? La gran excusa es utilizar el tramo de vías en desuso de la estación Federico Lacroze de la Línea Urquiza que serán desafectadas para la urbanización de la villa Fraga. Una gran mentira que sigue sin presupuesto asignado todavía.

La Argentina es inviable como país productor de materias primas sin este medio de transporte. Es el más seguro, menos contaminante y costoso. El ferrocarril sigue siendo más moderno y seguro, le gana a todos porque asegura una comunicación permanente en el peor escenario climático y asegura una masa de trabajo extraordinaria.

Los trenes son una herramienta fundamental para el presente del país, representan el continuo crecimiento de las economías regionales y el empleo. Cuando se le corta todo eso al ferrocarril, se empieza a desguazarlo y vender sus propios territorios, es muy difícil reconstruirlo.

La lucha histórica de cualquier gobierno debe ser recuperar los ramales. A contramano de la dignidad social y la independencia económica de nuestro país, el gobierno quiere levantar los terrenos ferroviarios para vender sus tierras y hacer negocios inmobiliarios. Otra contradicción más de Cambiemos que deja completamente desprotegido al futuro de todos los ciudadanos.

El tren nunca fue una política de Estado para Cambiemos, y eso hoy queda más claro que nunca.  La única recuperación ferroviaria que le interesa es la que beneficia a las empresas multinacionales. El ferrocarril no es un negocio, cumple una función social para el país.

POR Prensa


INFOSUR | Politica | El tren claramente no es una política de Estado para Macri

Notas relacionadas

Disponible en librerías

Afiliate

PROYECTO SUR EN TWITTER

PROYECTO SUR EN FACEBOOK

SUSCRIBITE A NUESTRO BOLETÍN

CANAL DE VIDEOS